Rueda el balón, por Genaro Bermúdez



Foto: pumas.mx

Genaro Bermúdez 10/12/2020   05:25 p. m. Deportes-Futbol






El futuro se ve bien

 

Podemos pensar en los contrastes que vemos en los diferentes equipos de la primera división profesional del fútbol mexicano, en las diferencias económicas y en las diversas identidades que la gente adopta. Son diversos en formas, en gustos y experiencias personales, porque cada uno de los aficionados sabe el cómo le da su corazón y alma al equipo de su preferencia. Cada uno de los que seguimos el fútbol mexicano, sabemos qué le vemos de especial a “nuestro” equipo.




Hoy estamos en una circunstancia muy especial y muy complicada para todos los que no podemos visitar los estadios: vemos los partidos a la distancia, gritamos en la soledad de la sala o en la comodidad que puede dar una cama en la noche. Así estamos viviendo y gozando –sufriendo o llorando— en la intimidad, sin poder estar en la platea del estadio, sin el sol o la luna de testigos en el triunfo o el fracaso.

 

Mística y unión, los secretos de este equipo. Foto: pumas.mx

 

Para un servidor, es un campeonato muy agradable y satisfactorio, en el que he visto renacer la mística universitaria y ver plasmados los ideales originarios de mi equipo del Pedregal. El compromiso, la disposición, el juego de conjunto, el sacrificio común, la lucha en todo el terreno de juego y la unión entre los jugadores, que son las características originarias de los Pumas del Club Universidad Nacional.

Podemos ver que lograron desarrollar una idea de juego que les permitió saberse competitivos y con las posibilidades necesarias para buscar ser campeones de este torneo atípico --no sabemos qué pasará en el futuro, eso depende de los jugadores y la dirección técnica de Andrés Lillini. Lograron superar la salida del técnico anterior, empezaron a ganar y sostener su nivel de juego positivo –así lo identifico—, para lograr triunfos llevarlos a los primeros lugares de la tabla. Ante las dudas y los cuestionamientos tendenciosos, se enfocaron en lo que les ocupaba, en lo que les era benéfico: jugar fútbol competitivo en esta circunstancia del país y de la pandemia.

 

Pumas campeón en 1990-1991, un equipo de garra y calidad. Foto: pumas.mx

 

Recobraron la historia y la esencia de los Pumas de las décadas anteriores: garra, mística, entrega, dinámica, esfuerzo, humildad deportiva, lealtad, honestidad, universalidad, pluralidad y tolerancia, como elementos propios de la universidad a la que representan. Sorprendieron a propios y extraños, demostraron integridad y profesionalismo, desde la directiva y los jugadores. La afición se debe sentir contenta de lo que hoy vemos en el equipo, estoy convencido de ello.

 

Tan importante como ganar, la forma de hacerlo. Foto: pumas.mx

 

El futuro no lo sabemos, no podemos predecir lo que va a suceder, pero sí podemos pensar que lo que suceda el domingo va a ser bueno. Perder o ganar no será lo más importante, competir con valores y honestidad, con calidad y verdadera actitud positiva, será el trofeo de nuestro equipo para toda la afición.

Ya ganamos en este torneo, recuperamos el equipo que veíamos perdido: el futuro se ve bien.



Genaro Bermúdez

Licenciado en Historia por la UNAM, y becario del programa de Alto Desempeño del años de 1998 a 200. Profesor con 16 años de experiencia y con cursos en diferentes universidades del país. Especializado en siglo XIX y XX, con enfoque en grupos y facciones políticas, identidad nacional y costumbres, tradiciones y cultura popular en México. También, especial atención en historia del fútbol mexicano.

Publicaciones recomendadas