Para todos y para la Historia, por Genaro Bermúdez



Genaro Bermúdez 10/06/2020   08:20 a. m. Opinion-






Con la distancia, ¿Perdimos o ganamos?

 

Hoy estamos en un nuevo proceso de transformación, un cambio forzado por la circunstancia en la contingencia sanitaria del COVID-19, en el que debemos adaptarnos a las nuevas formas de convivencia social y familiar; eso que han llamado la Nueva Realidad. De esta nueva forma de vivir es que nosotros debemos asumir que será mejor seguir conviviendo con las personas en las calles, en los centros comerciales, en el trabajo, en la escuela y en la casa. El objetivo primordial es evitar el contagio y reducir el riesgo de contagiar a otros; esa es nuestra nueva realidad, la de enfrentar lo que es nuestra existencia en nuestro planeta. Es así que, estamos obligados a ser diferentes, a ser personas responsables con nuestra comunidad y con nuestra familia, a cambiarnos y cambiarlos --a ellos y a nosotros-- en una sociedad que no quería cambiar sus costumbres.






Nuestra sociedad mexicana estaba acostumbrada a juntarnos, aglomerarnos en todos lados, a saludarnos y restregarnos para demostrar cariño; adoptamos costumbres extranjeras para besarnos en el saludo y la despedida, a darnosabrazos como afroamericanos, a deslizar las manos y empuñarnos como un símbolo de fraternidad; todo con tal de vernos muy modernos y en tendencia social --¿será que no sabemos ser mexicanos? ¿Nos estorba ser fríos entre nosotros? ¿Somos muy intolerantes con nuestras costumbres y tradiciones? ¿Por qué queremos ser cosmopolitas y universales?

Varios amigos se transformaron en rebeldes digitales, en activistas de celular, en intelectuales de internet, en modistas virtuales y en defensores sociales de sillón; me incorporo a cualquiera de estas categorías, no soy indiferente ni extraño a las tendencias digitales, por el contrario soy uno más de los que han adaptado todo a su nueva realidad. Hoy siento que hemos perdido lo que fue nuestra costumbre aglomerativa,la de rejuntarnos en todos los lugares, que ir a la escuela, al estadio, al tianguis, en el transporte, en la fila de las tortillas, será con la desconfianza de estar con otros; estar en la sala de la casa será el lugar más seguro para ver una final de fútbol. La Nueva Realidad es una transición a respetar la sana distancia con los demás, pero será el recibimiento a una desgraciada individualidad mexicana; vemos que todos los días las personas en la calle no respetan las normas básicas para evitar el contagio: sin cubrebocas, sin caretas, sin sana distancia, sin respeto al otro y a nosotros mismos.  

Perdimos lo que nos lleva a demostrar el cariño y ganamos la frialdad de la distancia; perdimos parte de nuestra mexicanidad y ganamos una parte de la universalidad de la contingencia sanitaria mundial. Por último, me pregunto por las costumbres mexicanas que nos hacen estar con todos en un mismo sitio, demostrando el cariño corporal y sensible: ¿se perdieron las nuestras o se ganaron otras?





Fotografías: Genaro Bermúdez González



Genaro Bermúdez

Licenciado en Historia por la UNAM, y becario del programa de Alto Desempeño del años de 1998 a 200. Profesor con 16 años de experiencia y con cursos en diferentes universidades del país. Especializado en siglo XIX y XX, con enfoque en grupos y facciones políticas, identidad nacional y costumbres, tradiciones y cultura popular en México. También, especial atención en historia del fútbol mexicano.

Publicaciones recomendadas