Obra busca que espectadoras se sienten escuchadas, cobijadas y reflejadas



Foto: protocolo.com.mx

Redaccion 29/06/2022   07:01 a. m. Cultura-A dónde ir






Dos clowns recrean en escena, “la dolorosa verdad expuesta entre risas, en torno a la violencia de género”, la cual reclama atención para visibilizar y actuar desde diversas trincheras.

A 10 años de su estreno, Fiú-Fiú, ¿Cómo ser clown sin dejar de ser mujer?, de la compañía Sopa de Clown, regresa a escena en el Teatro Sergio Magaña “pues nos llama la atención que ha cambiado tan poco lo relacionado a la violencia de género; los estereotipos siguen limitando la idea de lo que debemos ser las mujeres y las estadísticas son alarmantes así como las desapariciones”, explicó Nubia Alfonso, directora y actriz en el montaje junto con Anamaría Moctezuma.




Nubia Alfonso detalló: “Tuvimos que replantear la obra, darle una visión de esta época para seguir reflexionando sobre el tema. Es una manera de unirnos a un movimiento de sororidad con las mujeres, que nos escuchen, oír distintas voces y dejar de normalizar la violencia, que en muchas otras ocasiones, ejercemos las mujeres contra nosotras mismas”.

Las artistas tienen la convicción de que el trabajo escénico es necesario para sensibilizar al espectador sobre la dolorosa situación en el país, pues “en México son asesinadas 10 mujeres cada día; la sociedad continúa estimulando la cosificación y el cliché femenino mediante la música, imágenes, relaciones laborales o familiares”.

Por medio “de estas funciones se promueve un ambiente de sororidad en donde las espectadoras se sienten escuchadas, cobijadas y reflejadas. Asimismo, los hombres pueden reflexionar sobre la normalización de una cultura patriarcal que ha minimizado la necesidad de igualdad de género”.

La obra inicia con Tita y Nubi jugando con un par de tacones, lo que detona la onomatopeya que da título al espectáculo. Estas dos actrices utilizan la técnica clown para abordar de manera divertida e ingeniosa el mundo femenino, “son situaciones que tienen que ver con la mujer, pero llevadas a un absurdo, a un juego lúdico y divertido”.

Después las protagonistas emergen detrás de un biombo como muñecas de papel para recortar, recreando diversas situaciones estereotípicas como la belleza, la pareja, la bulimia, la autoestima, la seducción, los juegos de niñas, la maternidad y la vejez, así como aspectos tan serios como el círculo de violencia y el amor, entre otro temas.

La música tiene un papel predominante, pues en la obra no se hace uso de la palabra, todo recae en la expresión de las emociones por medio del lenguaje corporal. “En el montaje se explora lúdicamente una analogía entre esta técnica teatral y el estereotipo; impera la necesidad de sentirse tan libre como una carcajada, capaz de tomar la verdad y el dolor para transformarlo en un cambio verdadero”.

En la compañía Sopa de Clown ambas actrices han comprobado desde el estreno de Fiú Fiú, en diferentes temporadas y funciones unitarias, que su trabajo no sólo es auténtico, sino entrañable. Además la risa es una alternativa para concientizar y visibilizar, pues “aunque las nuevas generaciones tienen una mayor conciencia sobre la equidad de género, las estadísticas sobre desapariciones y violencia contra la mujer aumentan. Ahora, nos unimos al grito de Ni una Menos”, puntualizó la directora.

La obra escrita por Nubia Alfonso tendrá temporada del 30 de junio al 10 de julio, en el Teatro Sergio Magaña, ubicado en Sor Juana Inés de la Cruz 114, colonia Santa María la Ribera, cerca del Metro San Cosme. Funciones: jueves y viernes a las 20 horas, sábados 19 horas y domingos 18 horas.

 

Ana Mónica Rodríguez | La Jornada



Publicaciones recomendadas