Bruselas acusa a Londres de “dañar la confianza” al reabrir el pacto del Brexit sobre Irlanda del Norte



Redaccion 13/06/2022   08:54 a. m. Noticias-Internacionales






Londres y Bruselas se encaminan al enésimo desencuentro a cuenta del Brexit. La ministra de Exteriores británica, Liz Truss, ha hablado a primera hora con el vicepresidente de la Comisión responsable de este asunto, Maros Sefcovic, para contarle en qué consiste la ley que ha preparado en la que se contempla no aplicar partes del Protocolo de Irlanda del Norte, la parte más complicada de los acuerdos de salida del Reino Unido de la UE. La conversación ha acabado con disgusto, como deja claro Sefcovic al señalar que la “acción unilateral” del Reino Unido “daña la confianza mutua y es una fórmula de incertidumbre”.

Pese a expresar ya claramente el rechazo, la reacción de Sefcovic, la voz de Bruselas sobre el Brexit, es contenida. En su mensaje, el eslovaco esgrime que su equipo negociador “siempre ha prestado la máxima atención al impacto que tiene el Brexit en Irlanda del Norte ofreciendo soluciones viables”. El objetivo es, por un lado, mostrar el enojo, pero, al mismo tiempo, dejar claro que en la capital comunitaria se sigue apostando por buscar una solución negociada y no llegar al extremo de la suspensión de los acuerdos del Brexit.




Y se mantiene la apuesta, aunque fuentes comunitarias llevan tiempo mostrando su hastío y pesimismo por la actitud del Reino Unido en la mesa de negociación. Apuntan que una vez tras otra la parte británica hace aflorar nuevos problemas para que la situación no avance y eso sin llegar siquiera al papel como intérprete máximo del acuerdo por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, obstáculo último del protocolo que, en principio, fue pactado por el Gobierno de Boris Johnson y que ahora rechaza de plano. Esa sensación la tienen, sobre todo, porque observan que cada vez que el Ejecutivo conservador tiene un problema ―y no han sido pocos últimamente―, el número 10 de Downing Street recurre al Brexit para distraer a la opinión pública británica.

Además de su impacto en Bruselas, las idas y venidas de Londres en este asunto también tienen réplicas fuertes en Dublín. Truss también ha llamado a su homólogo irlandés, Simon Coveney, quien ha reaccionado con algo más de dureza que Sefcovic tras oírla: “El Gobierno del Reino Unido ahora propone dejar de lado la ley internacional, rechazar un enfoque de asociación, ignorar la mayoría en Irlanda del Norte y aumentar deliberadamente la tensión con una UE que busca un compromiso. Seguimos abiertos al diálogo para llegar a un acuerdo, pero su enfoque aumenta la inestabilidad y no es una solución”.

 

Con información de El País.