ARTESANÍA POLÍTICA, por Jorge Luis Oliva



Foto: eleconomista.com.mx

Jorge Luis Oliva 14/10/2021   10:50 a. m. Opinion-






La corrupción del Bienestar I

 

A Valeria Peñaloza




Por su contribución a la realización de esta columna

  

Emilio Lozoya Austin debe ocupar la dirección del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, tiene un gran perfil, es un estratega excepcional, cuenta con las habilidades necesarias para poder administrar recursos, pero sobre todo, ponga atención; sobre todas las cosas tiene una moral intachable.

Es que Emilio no andaba muerto, andaba en un restaurante, y ahí fue donde me lo agarraron, en plena comilona que representa el goce, el disfrute de las mieles de la libertad que puede ostentar cualquiera en este país de las maravillas. ¡Vaya!, si hubiese sido más discreto -una flor en la solapa por ejemplo- se hubiese guardado la pena de dejar mal parado al presidente en uno de sus frentes más fuertes.

Y con este personaje deambulando por las calles, (ya que según su abogado) goza de libertad de tránsito, es menester preguntarse algunas cosas. ¿Qué representa Lozoya para el gobierno amlista? ¿Qué contribuciones realizó en la lucha, búsqueda y captura de los implicados en toda la corruptela de la cual fue partícipe? ¿Por qué está gozando de su proceso en libertad? (fuera de aspectos legales, me centro más en el símbolo que eso representa)

Es muy claro pues que a inicios del gobierno del actual mandatario, la captura de este sujeto representó un gran golpe de autoridad, una luz de esas que en lontananza dan un alivio, un hálito de esperanza; sin embargo, con el paso del tiempo –como suele suceder con casi todo- ese golpe se fue diluyendo poco a poco, la información sobre los implicados caía a cuenta gotas, a razón de cuidar identidades y guardar el debido proceso; y no existía certeza sobre el final que todos esperaban, se les creyó y ahí están las consecuencias.

Ergo, Lozoya se convirtió de pronto en ese símbolo necesario, en ese arquetipo de una administración fuerte que no se echa para atrás en la consecución de sus objetivos. Para la gestión actual era el cabo que hacía falta para amarrar un inicio seguro, sin importar que después, tras el teje y maneje de la integración de la carpeta de investigación, este resultase cuasi absuelto. Era el lugar perfecto en el que el Presidente no saldría tan golpeado, ya que arguyendo la bendita división de poderes, las acciones futuras no serían parte de su responsabilidad.

 

Lozoya, capturado. cdn.marcomares.com.mx

 

Luego está el asunto tan escabroso de los hombres, los nombres y las identidades que le darían una verdadera utilidad legal a los dichos ¿Qué paso amiguito? ¿Dónde anda toda la rueda de San Miguel? Quizá son preguntas que no podremos contestar dentro de poco, pero sí nos da pie a cuestionar esa lucha contra la corrupción que sería la luz del desarrollo.

¿Acaso ustedes no se han preguntado por los criterios para ungir a unos y condenar a otros? De verdad perdonen mi perspicacia en el asunto, pero sí resulta difícil descubrir el patrón, y bueno, ustedes podrán venir a decirme que a primer golpe, la cosa va por la simpatía, pero si esto es cierto, lo hace más complicado porque debemos establecer forzosamente como se gana y cómo se pierde dicha cualidad.

 

Continuará...



Jorge Luis Oliva

Nacido en el hospital Magdalena de las Salinas al norte de la Ciudad de México el día 6 en el último mes del sacudido año 1985. En algo parecido a una especie de sentencia de corte esotérico al estilo “año de nacimiento es destino”, su vida ha sido así, temblorosa y sacudida, llena de dudas y respuestas. Con el paso del tiempo y tras un crecimiento, algo desesperado, el sujeto por el que se escribe esta semblanza abrió su mente a los libros qu...Leer más

Publicaciones recomendadas