#DesdeLaAcademia, por Verónica Zárate Toscano



Verónica Zárate Toscano 13/10/2021   12:00 a. m. Opinion-






De Oaxaca al cielo

 

Recuerdo vívidamente cuando vi la película “2001 Odisea del Espacio”. Debió ser a fines de 1968, seguramente en el Cine Latino. La película de Stanley Kubrick nos mostraba, en una escena, al ritmo del “Danubio Azul” de Johann Strauss, el vuelo de una nave espacial, parecida a un avión comercial. A un pasajero se le había salido del bolsillo una pluma y la amable azafata, con zapatos especiales para poder caminar por el pasillo sin flotar, la rescataba de la ingravidez y la volvía a colocar en el bolsillo.




Ese vuelo se efectuaba en el 2001, a sólo 33 años de distancia del momento del estreno de la película. Y creo que no fui la única que pensó que, efectivamente, ya para el 2001 estaríamos viajando por el espacio. Pues ahora estamos en el 2021, 53 años después y el sueño de que no sólo los astronautas surcaran el espacio parece que empieza, apenas, a hacerse realidad. El 11 de julio, Richard Branson, fundador de Virgin Galactic llegó a 85.9 kilómetros de altitud. Junto con los otros pasajeros, logró experimentar la ingravidez por unos minutos. La nave dio unas cuantas vueltas y planeó de regreso a la tierra.

Como si fuera –sí, seguro lo era- una competencia, 9 días después Jeff Bezos, fundador de Amazon, también subió al espacio con otros pasajeros en una nave impulsada por un cohete, llegó a los 100 kilómetros, experimentaron la ingravidez y regresaron en un viaje que duró 11 minutos. Hace unos pocos días se ha anunciado que el actor William Shatner, quien interpretó al capitán Kirk de la serie de televisión, “Star Treck” o “Viaje a las Estrellas”, viajará en la nave de la compañía de Betanzos a sus 90 años.

Actualmente, el viaje con Virgin Galactic se cotiza en 450,000 dólares. Creo que no voy a llega a experimentar ese soñado paseo espacial, aunque soy mucho más joven que Shatner… porque ya me imagino que ¡me marearía…! El costo también es un poco elevado, alrededor de 40,000 dólares el minuto de viaje. Por esa suma se podrían apoyar muchas investigaciones, y de hecho se han hecho algunas inversiones en ese sentido.

Precisamente el viernes pudimos ver un lanzamiento en vivo, a través de https://www.facebook.com/watch/live/?ref=watch_permalink&v=257505909492550 

Después de las 10 de la mañana y desde San Francisco Tanivet, Oaxaca, la sonda espacial Ana, creada por los jóvenes oaxaqueños Mario Alberto Salgado Ramos y David Misael Mariscal, inició su vuelo. Se planeó que, impulsada por un ¡globo!, debía alcanzar 35,000 metros de altura. El equipo, artesanalmente decorado, debía hacer mediciones metereológicas y de la radiación del espacio, además de tomar imágenes de la curvatura de la tierra. Y después de tres horas, debía estar de vuelta en tierra.

El proyecto participó en una convocatoria de la Agencia Espacial Mexicana, pero en realidad fue realizado por ATOM-Inovatec con apoyo del gobierno de Oaxaca y otros fondos de inversión. Esperemos que pronto se den a conocer los resultados de ese viaje al espacio salido de suelo mexicano que, ojalá, sea solo una de muchas hazañas espaciales…



Verónica Zárate Toscano

Doctora en Historia por El Colegio de México. Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores. Desde sus primeras investigaciones ha abordado el estudio de la prensa en el periodo de la Independencia, tanto en México como en España. De igual manera se ha interesado por la historia de las mentalidades y de la vida cotidiana. Profesora–investigadora del Instituto Mora.

Publicaciones recomendadas