#DesdeLaAcademia



Verónica Zárate Toscano 13/04/2021   10:03 a. m. Opinion-






La banda de música

 

¿Existen las coincidencias? ¿Las casualidades? Digo, uno se cuestiona…




Estoy leyendo un proyecto de tesis doctoral de una alumna que tengo que comentar mañana y es sobre los instrumentos musicales a fines del siglo XIX. Ella explica que para su tesis de maestría trabajó sobre una banda de música de viento. Y de repente, pienso que mi cabeza me está haciendo una broma pues empiezo a escuchar, con gran fuerza, una orquesta de viento! Chispas. Repuesta de la impresión, me doy cuenta que la música entra por la puerta del balcón que tengo abierta y proviene, sí, ¡¡de mi parque!!

Cámara en mano, salgo de inmediato a escudriñar el horizonte y detecto que, en efecto, proviene de la pérgola que rodea el Foro Lindberg. Pero por más zoom de la cámara, no alcanzo a vislumbrar más que una tuba y los brazos agitándose del director de orquesta. Para mi fortuna, en ese momento llegan Vero y Verito y les encomiendo la misión de “reporteras”. Con ayuda de la cubetita-elevador-otis, les hago llegar la cámara y aprovechando el encargo, se encaminan al lugar del evento. Prestas y solícitas, graban y filman a los muchos músicos que ensayan y tocan, lo que les agradezco pues me permite complementar el reportaje.

Analizando las imágenes, me doy cuenta de varias cosas: la primera, sólo hay intérpretes masculinos, razón que no cuestiono, sólo señalo. Y la segunda, que los instrumentos son de viento, metales, ejecutados por una veintena de músicos que llenan el aire con la música de tubas, trombones, trompetas, trombas, cornos franceses, aunque los acompañan unos platillos y unos timbales. Hay otros curiosos sacando fotos y las mujeres sólo son acompañantes que sostienen los estuches o aplauden. Una de ellas le responde a otra que pregunta, que son parte de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México. Y efectivamente, buscando en YouTube, encuentro varios videos en los que reconozco a algunos de los que salen en las fotos, aunque bien podría llamarlos el “Ensamble de vientos del Parque”.

Durante cerca de dos horas estuvieron tocando, literalmente, a todo pulmón. Solamente los percusionistas portaban cubre-bocas, pues los demás no podrían soplar en sus boquillas si tuvieran la pieza protectora. Y ni pensar en la cantidad de gotículas que despedían en cada esfuerzo, así que el hecho de tocar al aire libre ofrecía cierta protección. La acústica no debe ser tan mala, a pesar de ser un espacio semiabierto, pues llegaba a escucharse hasta acá. Y como muestra, combinado con el sonido de los pajaritos, les incluyo un fragmento de una pieza barroca.

 

 

El repertorio era de lo más variado, pues escuché, por ejemplo, el “Tico Tico No Fubá” de Zequinha de Abreu. Lo mejor –o lo peor- fue que tocaron el “Concierto de Aranjuez” que tanto me fascina, pero justo en ese momento llegaron unos trabajadores de Total Play a quitar cables “muertos” de esos kilómetros que van de un poste a otro y, entre el sonido de su escalera para subir y las instrucciones que se gritaban unos a otros, no sólo no me permitieron una grabación decente, sino que no me dejaron disfrutar mi concierto. Una vez que se fueron, sí pude escuchar, armonizada por el trinar de los gorriones, un fragmento de la zarzuela El Gato Montés, de Manuel Penello, aquella que dice “Torero quiero ser…”, cuya versión con Plácido Domingo y Monserrat Caballé complementé, hoy que sería el cumpleaños de la diva. Y en ese caso, les hubiera hecho falta tocar alguna de las canciones de David Cassidy, que hoy también sería su cumpleaños. Pero esa es otra historia que poco o nada tiene que ver con el bicho que nos mantiene encerrados pero que, por alguna casualidad, tenemos oportunidad de gozar de un divertimento de vez en cuando…



Verónica Zárate Toscano

Doctora en Historia por El Colegio de México. Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores. Desde sus primeras investigaciones ha abordado el estudio de la prensa en el periodo de la Independencia, tanto en México como en España. De igual manera se ha interesado por la historia de las mentalidades y de la vida cotidiana. Profesora–investigadora del Instituto Mora.

Publicaciones recomendadas