ARTESANÍA POLÍTICA, por Jorge Luis Oliva



Foto: revoluciontrespuntocero.mx

Jorge Luis Oliva 30/10/2020   11:25 a. m. Opinion-






 

De Lilly Téllez a Cienfuegos,

el espectáculo de no gobernar.

 

Como Administrador Público me gusta ignorar esa parte de Politólogo que me obliga a ver el juego de poder, y lo hago porque pienso y creo que pese a eso, las cosas deberían manejarse y hacerse de otra forma. Sin embargo, siempre hay amigos que pese a mi negativa, me ponen frente a ese monstruo. 

Parece pues contradictorio que ignore algo que, para ser sinceros, me apasiona mucho, siempre me he volcado sobre el fenómeno del poder, tratando de entender cómo funcionan las mentes humanas cuando se trata de acceder a él.




Pero también le profeso horror, mi horror viene del hastío, de una especie de asco por aquellos que sin escrúpulos esgrimen reclamos, olvidando deliberadamente el contexto histórico, convirtiéndose así en una madeja de sentimentalismos, gritos, arengas y cuasi llantos que enarbolan la bandera de la justicia social que debiera ser. Tal vez pareciera que esto que les escribo es un sin sentido, sin embargo, envuelto en los recientes acontecimientos adquiere otra dimensión y sirve como introducción para lo que extenderé aquí como un intento de explicación del circulo en el que estamos metidos.

 

¡Lilly!, ¡Lilly Téllez! ¿Qué haríamos sin ti?  

Hace poco el Dr. Gattel, en su cargo como Subsecretario de Salud se expuso, porque sí, se expuso en el Senado de la República en una comparecencia que en un principio tenía la intención de explicar con más profundidad la situación por la que atravesamos debido al Covid-19. Hasta aquí todo bien, o por lo menos estaríamos en el entendido de que ese ejercicio, en su deber ser, era un diálogo de dos vías.

Realmente quién iba a pensar que en aquel espacio se presentara semejante espectáculo, quién iba a pensar que entre gritos y vítores se presentara el olvido y la memoria selectiva. Es que el discurso de la Senadora fue contundente, directo al punto, pero sus palabras hubiesen tenido mucho más sentido si tan solo considerara el contexto histórico de la situación que tan vehementemente señalaba.

 

Foto: revoluciontrespuntocero.mx

 

La otrora reportera y conductora arremetió contra la 4T acusándola de ineptitud e ineficiencia, (palabras más, palabras menos) y sí, en honor a la verdad, este gobierno se ha caracterizado por ser justo eso, un parapeto, ineficiente e ineficaz. Pero sigo insistiendo, la memoria selectiva de la Senadora, en el estúpido y carroñero juego del poder olvida la situación previa del sistema de salud, pero bueno, vamos a dibujar el contexto que ella ignoró.

Es evidente que la crisis de nuestro sistema de salud, encarnado en las instituciones encargadas de velar por ese derecho, es ya añejo, sin temor a equivocarme, venimos en declive desde hace mínimo dos décadas, el sistema de pensiones desde aquel entonces ya veía su poca efectividad para la dinámica de crecimiento poblacional que se venía gestando y desarrollando, quienes en ese entonces administraban hicieron caso omiso de la vuelta que les daría la famosa pirámide poblacional, cuyo camino ya apuntaba hacia un mayor número de ansíanos a quienes tenían que garantizarle la pensión digna, cosa que sin los programas y las políticas públicas adecuadas resulta imposible.

Luego está el tema de la falta de continuidad en la implementación de estrategias que privilegiaran la prevención en lugar de la cura. Cada sexenio se tiraba la pirámide para erigir una más grande, nada más para hacer como que se hace. Era obvio pues que esta inacción, sumada a la corrupción que mordía la piel de las instituciones de salubridad, acarrearía como consecuencia una profunda crisis económica que pondría contra la pared a cualquier institución pública.

Poco se ha hecho por cambiar el enfoque de la salud en el país, poco se ha hecho por privilegiar la calidad en el servicio público, poco o nada se ha hecho por la salud de los venideros, porque sí, estamos hablando del futuro próximo, futuro que en aquella cámara les importa poco debido a la urgencia de la inmediatez de las próximas elecciones, en las que la balanza está obligada a moverse, ¿Quién sabe?, igual y hasta se refuerza el posicionamiento del gobierno actual. Pero bueno, no nos desviemos del tema.

A la luz de estos ligeros hechos, ocurridos en administraciones anteriores, el discurso pseudotransversal, pseudointelectual y pseudoreivindicador de la otrora periodista, resulta vacío y carente de sentido.

 

Foto: sdpnoticias.com

 

El simple hecho de que se parara en la tribuna a gritar y a presentar semejante espectáculo, invalida cualquier intento suyo por tener congruencia e inteligencia discursiva, olvidar de tajo el contexto que someramente he dibujado (cuya extensión se ve reducida por cuestiones del formato) y reivindicar todos los males ocasionados por la pandemia tras morder un sistema de salud moribundo en una sola persona, es ruin y vil, es oportunista y carroñero (perdonen la insistencia en señalar lo obvio)

Bajo su misma lógica, cualquiera podría increparle los males de las otras administraciones, por el simple hecho de ocupar un cargo público y sin considerar mínimamente si tuvo que ver directamente con el desarrollo de los hechos, es como si de pronto le aventaran la arena de otro panteón como si fuese suya.

 

Sí, es una total irresponsabilidad mostrar los dientes contra Gattel acusándolo como lo acusó y montando semejante espectáculo ramplón y simplista.

 

Pero no se confundan, aquí no se está escribiendo una defensa al Dr. Gattel, en absoluto, es claro que se actuó a destiempo, es claro que no se tomaron las medidas necesarias y que sigue chocando su discurso con el del presidente en cuanto a la urgencia y severidad del tema. Es claro que no se le pueden achacar las malas decisiones tomadas en periodos anteriores, es claro que poco podían hacer con el sistema de salud que tenemos, pero también es claro que poco han hecho para transformar esa situación, también es claro que no muestran interés en transformala y velar por la salud del ciudadano, pese a que su carta fuerte sea realizar una 4ta transformación de la vida pública del país.

Pero bueno, pese a todo. ¡Gracias Lilly!, por esa férrea defensa de lo obvio ¡Gracias! Puede usted tomar asiento en su curul.

 

Imagen: @Eltiotonysoy en Twitter

 

Cienfuegos.

Por ridículos no paramos, nunca nos faltan las risas, y es que a días de aquel circo en el Senado se da la detención del ex secretario de la defensa de la administración pasada. Detienen a Cienfuegos en Estados Unidos y de inmediato la administración de AMLO vía Ackerman se adjudica una detención extraterritorial, que obviamente no hicieron ellos, y tampoco colaboraron para que esta sucediera, pero bueno, todo caldo engorda; y eso era lo importante, salir bien parados a costa de lo que sea, porque puede que se estén haciendo las cosas mal, pero se están haciendo. 

 

Foto: diariodelyaqui.mx

 

Y luego, como una ruptura interna de la que nadie se percató, llegó la mañanera, y con ella el parsimonioso presidente que a voz de pecho nos dijo que en México no se le investiga por nada al mentado susodicho, en fin, que unos jalan mientras otros descobijan. Y en aquel mundo raro nadie se pone de acuerdo sobre lo que hay que decir y en qué momento se debe decir.

La telenovela continua y un día después, si mi memoria no falla, el mismo mandatario, pero esta vez con una mirada distinta, nos dice que se le abrirá causa al otrora Secretario de la Defensa Nacional. Todo se configura pues para poner una cortina sobre otra, porque a día de hoy, cuando le niegan la fianza al nuevo payaso del espectáculo, en las cámaras se discute y se aprueba la extinción de 109 fideicomisos que, sí, no estaban arrojando los resultados que se esperaban, pero tampoco existe voluntad por sentar bases y criterios de sustitución del instrumento. Es decir es el filo de la tijera por el simple gozo hedonista de sentir el poder.

Sí, esto de los fideicomisos nada tienen que ver con la detención mencionada, pero sí tiene que ver, y tiene que ver porque ambas, según el gobierno amoista, son el signo de que los tiempos corruptos y nepotistas, y ventajoso e indignos esta terminando. En fin...Cosas raras del quehacer político del país. 

La cosa es que todos los días, y casi sin darnos cuenta, se van levantando muros y carpas que nos impiden ver o ignorar con risa vehemente lo vital, lo esencial y lo necesario para sentar las bases y construir (a largo plazo eso sí) otra cara al país.

 

Foto: milenio.com

 

Pero no me hagan caso, mientras este espectáculo avanza, y los otros se cuelgan medallas que no les corresponden para que no nos percatemos de la cojera crónica que padecen. Un muy buen amigo me dijo hace poco al sostener esta conversación:

¿Qué esperabas? Es el jaloneo del poder, eso ya deberías saberlo”. Y sí, ya debería saberlo, pero mi espíritu utópico de Administrador Público me puya para que insista en que otra forma de hacer las cosas es posible.

Hasta aquí la rabia contenida de estos días, nos vemos la próxima ocasión que me llene el corazón de orgullo o vergüenza, lo primero que suceda.



Jorge Luis Oliva

Nacido en el hospital Magdalena de las Salinas al norte de la Ciudad de México el día 6 en el último mes del sacudido año 1985. En algo parecido a una especie de sentencia de corte esotérico al estilo “año de nacimiento es destino”, su vida ha sido así, temblorosa y sacudida, llena de dudas y respuestas. Con el paso del tiempo y tras un crecimiento, algo desesperado, el sujeto por el que se escribe esta semblanza abrió su mente a los libros qu...Leer más

Publicaciones recomendadas