ARTESANÍA POLÍTICA, por Jorge Luis Oliva



Foto: cadenaser.com

Jorge Luis Oliva 20/11/2019   12:00 a. m. Opinion-






El rompecabezas Boliviano


Ha sido un mes muy convulsionado en la mayor parte de América Latina, una ola de revueltas ha tomado las riendas de la vida política de nuestra región. La mayoría de estos movimientos obedecen a la imposición de medidas económicas que encarecen la vida y ponen en riesgo la frágil estabilidad de los regímenes democráticos de este lado del globo.

Pero dentro de todo este convulso remolino de movilización social surge en Bolivia una crisis que a primera vista desentona bastante del resto, dicha crisis se basa en el cuestionamiento de legitimidad de la envestidura presidencial de aquel país tras haberse presentado por cuarta vez como candidato en el proceso electoral.




Todo hemos visto, y posiblemente reído con el resultado de aquella situación, sin embargo, aún es menester un análisis de la situación que impera en aquella nación, pues está claro que apenas comienza.

 

1. El aspecto jurídico de la crisis.

Hoy los regímenes democráticos necesitan fortalecerse garantizando estabilidad social mediante instrumentos que le otorguen legalidad y legitimidad a sus procesos y procedimientos. Dichos aspectos de la democracia encuentran esa legitimidad en los ordenamientos que las norman.

En este sentido, debemos acudir a la Constitución Política del Estado, con la finalidad de tener herramientas que nos ayuden a dirimir ciertos obstáculos que pueden impedir el entendimiento claro de esta crisis.



Artículo 11.
I. La República de Bolivia adopta para su gobierno la forma democrática participativa, representativa y comunitaria, con equivalencia de condiciones entre hombres y mujeres.
II. La democracia se ejerce de las siguientes formas, que serán desarrolladas por la ley:
1. Directa y participativa, por medio del referendo, la iniciativa legislativa ciudadana, la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y la consulta previa. Las asambleas y cabildos tendrán carácter deliberativo conforme a Y Ley.
2. Representativa, por medio de la elección de representantes por voto universal, directo y secreto, conforme a Ley.
3. Comunitaria, por medio de la elección, designación o nominación de autoridades y representantes por normas y procedimientos propios de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, entre otros, conforme a Ley.

 

 

Este artículo es vital pues en él confiere la forma que adquirirá el Estado en cuanto a su forma de gobierno, en ese sentido, se puede observar que hablamos de una nación que practica la Democracia en una de sus múltiples formas, adquiriendo figuras que garantizan una participación más activa por parte de su sociedad. Parece pues que no hay mucho que contravenir en este punto, pues hasta donde se sabe Evo fue elegido tal cual lo establece la Constitución, o por lo menos en lo tocante a este artículo.

 

Foto: elperiodico.com

 

Quise comenzar con este artículo para contextualizar y comenzar a encaminarnos hacia donde quiero ir, continuemos profundizando en este asunto:

 

Artículo 166.
I. La Presidenta o el Presidente y la Vicepresidenta o el Vicepresidente del Estado serán elegidas o elegidos por sufragio universal, obligatorioY , directo, libre y secreto. Será proclamada a la Presidencia y a la Vicepresidencia la candidatura que haya reunido el cincuenta por ciento más uno de los votos válidos; o que haya obtenido un mínimo del cuarenta por ciento de los votos válidos, con una diferencia de al menos diez por ciento en relación con la segunda candidatura.
II. En caso de que ninguna de las candidaturas cumpla estas condiciones se realizará una segunda vuelta electoral entre las dos candidaturas más votadas, en el plazo de sesenta días computables a partir de la votación anterior. Será proclamada a la Presidencia y a la Vicepresidencia del Estado la candidatura que haya obtenido la mayoría de los votos.

Artículo 168.
El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua.

 


¡Hemos llegado! Este artículo es la piedra angular de la crisis, según este ordenamiento la reelección es permitida en una sola ocasión consecutiva. Y si es así ¿Cómo es posible que Evo se haya mantenido por dos periodos consecutivos?
Aquí la respuesta.

Evo comienza sus funciones como ejecutivo Boliviano en 2006, terminando en 2009. Mantengan este dato en la mente pues es, a mi parecer, bastante curiosa la manera en que se manipuló para poder ciontar con un tercer periodo bajo el mandato presidencial.

Durante ese periodo que podríamos considerar como primer mandato se reescribio la Constitución Boliviana y tras dimes, diretes y alguna que otra muerte se logra llevar a referendum para su posterior promulgación. Sin embargo, el nacimiento de ésta tuvo airadas negociaciones respecto de la posibilidad de reelección del cargo ejecutivo, quedando finalmente como se cita más arriba.

Hasta aquí todo bien, la ley es clara, y no hay para donde hacerce ¿O sí?. Con todo lo acontecido y tras lograr una coexistencia de fuerzas políticas, Evo cumple con la refundación de Bolivia y su gobierno transcurre normal, sin ningún otro contratiempo considerable. Llega 2009 y Evo se presenta nuevamente a elecciónes, las cuales gana y lo ponene de nuevo como titular del Poder Ejecutivo de aquella nación. Hagamos cuentas, si Pitágoras no es pendejo, hasta este momento serían dos periodos consecutivos. Cumpliendo así con lo que su Constitución (misma que él firmo) manda.

Aquí comienza lo risible del asunto, una argucia legaloide permitió que tras el fin de su segundo mandato en 2014, Evo se postulara por tercera vez consecutiva. Explico como; el oficialismo recurre a aquella máxima del derecho que dicta que ninguna ley es retroactiva y la aprovecha para desconocer el pirmer periodo presidencial de Evo Morales, es decir, ese que comienza en 2006 y termina en 2009. ¿El arguento de validez? El periodo en cuestión estaba bajo otro régimen consititucional y por conclusión no contraba, o entraba dentro del nuevo orden del Estado. Ergo, el primer periodo presidencial válido de Evo Morales es ese que corre de 2009 a 2014.

A continuación lo dicho por el Tribunal Constitucional de aquella nación:

 

"Se ha realizado la refundación del Estado como un Estado Plurinacional y esa refundación ha generado una nueva Constitución Política del Estado que contempla un nuevo orden".

 

Posteriormente, Evo se presenta nuevamente a las Elecciones presidenciales y las gana por un amplio márgen, obteniendo un 64% de los votos, comenzando así lo que sería su tercer periodopresidencial en 2014.

Como dice aquella canción, el tiempo pasa y en 2016, Evo decide realizar una votación en la que pone a consideración del pueblo Boliviano si se es pertinente que se presente a una cuarta postulación. Pierde dicha consulta por un margen muy estrecho (54%-49%) y aquí es donde comienza todo.

 


Foto: publinews.gt

 

Tras dicha derrota, los cabildos y simpatizantes del Presidente comienzan a cuestionar los resultados de dicha consulta y proponen variasfórmulas para desconocerla. Sin embargo, la desición de Evo fue acudir al Tribunal Constitucional argumentando que el impedimento de un cuarto periodo atentaba contra susderechos políticos.

El Tribunal falla a favor de Evo y le permite postularse por una cuarta ocasión, pero no solamente eso, ante este fallo del tribunal lo que en realidad se le permite es postularse las veces que quiera de manera consecutiva.

Veamos entonces que dice la Constitución respecto de los Derechos Políticos:

 

I. Todas las ciudadanas y los ciudadanos tienen derecho a participar libremente en la formación, ejercicio y control del poder político, directamente o por medio de sus representantes, y de manera individual o colectiva. La participación será equitativa y en igualdad de condiciones entre hombres y mujeres.

 

Seamos más específicos respecto a este aspecto:

 

II.  El derecho a la participación comprende:
  1. La organización con fines de participación política, conforme a la Constitución y a la ley.
  2. 2. El sufragio, mediante voto igual, universal, directo, individual, secreto, libre y obligatorio, escrutado públicamente. El sufragio se ejercerá a partir de los dieciocho años cumplidos.
 

Bajo este contexto habrá que preguntar con más exactitud que derecho político se le vulneró al mandatario, y en caso de existir tal supuesto, esto deja abierta la puerta a una sucesión interminable de mandatos, vulnerando así el principio de votar y ser votado de los demás ciudadanos que caen en el supuesto que enmarcan estos artículos.

Ya sobre este punto, es muy necesario advertir al lector que en este análisis no se dilucidará si Evo Morales es dictador o no lo es, para eso sería otro análisis que nos permita arrojar luz sobre el asunto, sin embargo, ese, aunque rozaremos la superficie, no es el tema central de este texto.

Como pueden percatarse, existen las bases legales para asegurar que existió una manipulación de la ley para lograr un objetivo claro, la continuación de un proyecto Boliviano de nación e incluso de Socialismo. Hay que decirlo, a estas alturas de la historia, todos, absolutamente todos tienen un socialismo que implementar y que poner en el centro del debate con miras a establecer de manera casi narcisista que tal o cual es más hermoso y más eficiente.

Por lo tanto, apegándose a la Constitución Política del Estado no existían razones para tal crisis, sin embargo sucedió debido a los crecientes errores del ejecutivo que no generó junto con su gobierno las condiciones necesarias para otorgar certeza jurídica a sus acciones.

Entremos ahora de lleno en el asunto.

 

2.- La crisis.

Las crisis, ¡Ah, las benditas crisis!. Dice Giovanni Sartori que el conflicto es una condición sine cuanon de la Democracia, aquí entenderemos el conflicto en el sentido agonístico que le dan autoras como Judith Buttler o Chantal Mouffe, es decir, mediante la formación de la formula del adversario político. En este sentido, los conflictos no tienen un carácter negativo dentro de las Democracias, al contrario, suelen ser necesarios para lograr cierto tipo de entropía que permita establecer mecanismos de comunicación gobierno-sociedad, que logren coadyuvar los esfuerzos para la solución de los conflictos.

Suponemos que, viéndolo de esta forma, la crisis en Bolivia pudo frenarse y hasta evitarse si se hubiese puesto trabajo y atención oportuna a las señales de crispación social que el mismo gobierno de Evo estaba provocando.

El punto de inflexión de esta historia se encuentra, primero, en el desconocimiento de los resultados de la consulta que le impedían a Morales presentarse por cuarta ocasión a las elecciones presidenciales, luego, aunado a este desconocimiento se encuentra el aval del Tribunal Constitucional que le permitiría presentarse por a las elecciones pese a la consulta llevada a cabo, esto, bajo el argumento de una violación a los derechos políticos del individuo en cuestión.

Ahí comenzó el acabose que poco a poco fue en crecimiento sin lograr un consenso claro sobre la situación y mucho menos un dialogo abierto y también claro que permitiera la generación de las condiciones para una solución pronta a un conflicto venidero. Hasta ese momento no se imaginaban la profundidad del mismo.

Pues bien, ya con estos antecedentes, Evo se presenta a las elecciones y las gana, pero esta vez existe la certidumbre popular (puede que si, puede que no) de la existencia de un fraude electoral. De inmediato las protestas se hicieron presentes y los días pasaron haciendo más profunda la crisis que ya tenía encima el Gobierno Evista.

Luego de días y días de intensa crispación social, Morales decide convocar a nuevas elecciones en un intento por calmar los ánimos, pero sobre todo de dar certeza jurídica a sus acciones como mandatario ante la posibilidad de un nuevo mandato.

Dicho intento, llegó demasiado tarde pues ante tal situación pudo haber declarado Estado de Excepción, facultad conferida a su cargo, con la finalidad de ejercer un tiempo de gracia de 72 horas para que le permitiera rendir una declaratoria de los motivos que dieron lugar a tal circunstancia extraordinaria. Pero bueno, esto solamente es desde una perspectiva ideal, los hechos transcurrieron de manera distinta.

 

Foto: tn.com.ar

 

Pocas horas después de la intención de Evo al convocar a nuevos comicios el Ejército y la Policía Federal hacen eco de la voz popular (puede que si, puede que no) que exigía la renuncia del mandatario. Acto seguido acuden a Palacio y “le sugieren” la necesidad de la renuncia, esto casi de manera irrevocable, por no decir que le obligaron.

Morales, sale y explica que para evitar más violencia decide dejar el cargo, en ese momento, cuando el clímax de la crisis llega, todo explota y la incertidumbre se apodera de aquella nación.

De nueva cuenta la Constitución del Estado nos arroja el procedimiento por el cual se puede aceptar la renuncia de un Presidente, esta, tiene que ser aprobada por la Asamblea para tener el efecto legal pertinente. Dicha renuncia jamás fue presentada y mucho menos ratificada por dicho organismo.

Aquí se pueden dar cuenta de otro momento risible del “nuevo gobierno en funciones”, se legitiman mediante la legalidad que la Constitución les confiere para desconocer al Presidente en funciones, pero también la violan al no seguir el procedimiento de renuncia del mandatario.

En tono irónico y burlesco nos encontramos con un sinsentido que pretende establecer orden, legalidad y legitimidad a la vuelta de tuerca que se dio en aquella nación.

Menuda risa la que la historia debe estar esbozando ante tal situación.

 

3.- ¡Golpe de Estado!, ¿Golpe de Estado?

De inmediato las voces se alzaron, vociferaron, gritaron y se rasgaron las vestiduras para ser los primeros en aseguras que aquello era un Golpe, un maldito Golpe de Estado de los tantos que hemos vivido a lo largo de nuestra historia como América Latina.

Yo lo dudé al principio, pero tampoco quería asegurar por completo que aquello era lo que decían que era; veamos:

Existe la certeza de que se interrumpió un mandato hasta cierto punto legal, que bajo los antecedentes descritos, pues... no lo era tanto ¿O si?. Si son peras o son manzanas (a estas alturas da lo mismo) es una de las características para catalogarlo como tal.

En un intento de dar legalidad es el Ejército el encargado de destituir al ejecutivo, aquí debemos parar un poco y especificar que en cierto sentido, este aparato no actúo con ilegalidad pues una de sus funciones es velar por el cumplimiento de la Constitución, y ante la constante manipulación de los órganos institucionales que permitían el irrespeto al artículo en el que se especifica la posibilidad de reelección, se actúo en consecuencia.

Sin embargo, también actúo con ilegalidad al momento de la ejecución de dicha facultad, pues existe una clara violación a los procedimientos que la misma Constitución establece para tales efectos.

Este rompecabezas deja muchos hilos sin hilvanar correctamente, por lo que realizar una declaratoria respecto de la dureza de un Golpe de Estado resulta con una nube de incertidumbre, existen bastantes violaciones que solo nos garantizan que no existió certeza constitucional, ni con Evo ni con Jeanine. Por eso este asunto debe calificarse de otro modo, estamos ante un vacío de Derecho público que oscila, como el Estado de Excepción, entre el Estado de Necesidad y el Hecho Político.

 

Foto: telesurtv.net

 

Concluyendo; sí, Evo es enteramente culpable por la crisis desatada bajo su mandato, pero no es responsable de lo que sucedió tras su renuncia, eso, el caos desatado corresponde a aquellos que lo depusieron aprovechando la revuelta social que les puso en el escenario perfecto para lograr la caída de aquel régimen.

Y sí, no bastaron los números que lograron a lo largo de los mandatos Moralistas, no, esos números y avances tan loables y aplaudibles se redujeron a la nada cuando toda aquella pluralidad y reconocimiento de la multiculturalidad de una nación murió con la salida obligada del Presidente.

Hoy por hoy, Bolivia anda dando vueltas entre un intento de volver al equilibrio y la instauración de una especie de teocracia cristiana que en sus más profunda ignorancia no ve con buenos ojos la diferencia.

¡Ay Evo! Eres lo más parecido que tenemos a un amor tóxico, espero que tu pueblo no caiga en el otro extremo donde todo eso que construyeron contigo sea olvidado y calcinado en el olvido.

Lo cierto de todo esto es que Bolivia, en estos momentos es igual a una Orquesta, funciona con Evo, sin Evo y a pesar de Evo.



Jorge Luis Oliva

Nacido en el hospital Magdalena de las Salinas al norte de la Ciudad de México el día 6 en el último mes del sacudido año 1985. En algo parecido a una especie de sentencia de corte esotérico al estilo “año de nacimiento es destino”, su vida ha sido así, temblorosa y sacudida, llena de dudas y respuestas. Con el paso del tiempo y tras un crecimiento, algo desesperado, el sujeto por el que se escribe esta semblanza abrió su mente a los libros qu...Leer más

Publicaciones recomendadas