Rueda el balón, por Genaro Bermúdez



Foto: publimetro.com.mx

Genaro Bermúdez 19/09/2019   12:00 a. m. Deportes-Futbol






Para el Cruz Azul es muy importante demostrar que su triunfo ante Tigres en la Leagues Cup es un inicio diferente, un camino con fuerzas renovadas. Este triunfo se ha considerado de menor importancia, debido a que distrae la atención de su objetivo principal en el torneo de la liga mexicana. El día de ayer, en el juego contra los Tigres que ganaron 2 a 1, vimos un equipo más balanceado, con una actitud diferente y con lo que de forma coloquial se diríaganas de ganar, demostrando el compromiso con el nuevo proyecto del director técnico Robert Dante Siboldi.

Sin embargo, desde su reciente atormentada realidad administrativa, las dudas de su reciente Golpe de Estado en la directiva no se han esclarecido, o por lo menos no entendemos el por qué una institución con tal poderío económico y futbolístico permiten tales escándalos mediáticos en su administración. Las pugnas familiares han convertido a la directiva en un espectáculo morboso y sin sentido. Es por estas razones que, a la luz de los hechos, vemos a los jugadores con mayor sacrificio y determinación, lo que hace creer que la razón de su estancamiento fue la filosofía y planteamiento del anterior técnico; parecería que todo se centraba en la actitud de Pedro Caixinha y su control de los jugadores.




Desde mi visión muy particular, no considero que Siboldi sea el que transforme la actitud de los jugadores en tan poco tiempo, creo que el equipo fue presa de la falta de convencimiento de la filosofía del técnico anterior, de su mala actitud ante el potencial del equipo y la desconfianza ente los resultados. Siboldi llegó a un equipo desesperado por lograr mejores resultados, debido a que ellos mismos, los jugadores, se saben capaces de llegar a un nivel más competitivo por el campeonato de liga. Se entendieron sin libertad y creatividad en el campo de juego, estaban atados en un planteamiento más conservador y pragmático.

Este próximo partido contra los Pumas universitarios, es la prueba de fuego que se presenta como una necesidad en esta nueva etapa, es la prueba que los jugadores esperaban para comprobar que sus aspiraciones son legítimas y verdaderas. Van a enfrentar a unos Pumas con poco poder ofensivo, con una transición de su sistema de juego y con un técnico que trata de demostrar su conocimiento. Los dos equipos se enfrentan en situaciones similares y con la misma visión a futuro: ganar para demostrar la viabilidad de su proyecto. El que gane, se mantendrá en la lucha por la calificación; el que pierda, soportará la pelea en la media tabla de posiciones para cerrar dignamente el torneo y soportar las burlas.

Cruz Azul parece que se ha curado de su enfermedad, una vez más, buscando su identidad en la libertad de su ataque y en su orden defensivo.

Como dice el dicho: Escoba nueva, barre bien.

 



Genaro Bermúdez

Licenciado en Historia por la UNAM, y becario del programa de Alto Desempeño del años de 1998 a 200. Profesor con 16 años de experiencia y con cursos en diferentes universidades del país. Especializado en siglo XIX y XX, con enfoque en grupos y facciones políticas, identidad nacional y costumbres, tradiciones y cultura popular en México. También, especial atención en historia del fútbol mexicano.

Publicaciones recomendadas