ARTESANÍA POLÍTICA, por Jorge Luis Oliva



Foto: lopezobrador.org.mx

Jorge Luis Oliva 04/07/2019   12:00 a. m. Opinion-






 

Yo tengo otros datos

 




¿Qué tipo de país es el que ven nuestros gobernantes? ¿Exactamente a que se refieren cuando nos hablan de una economía en crecimiento?. Estas preguntas son pertinentes enmarcadas en la ¿Celebración? ¿Mitin? ¿AMLOFEST? que se llevó a cabo este primero de julio, celebrando la victoria obtenida en las urnas hace un año.

El Presidente, haciendo memoria y tratando de generar memoria colectiva nos hace rememorar esa jornada cívica que lo llevó a ocupar el Poder Ejecutivo algunos meses después. En una primera lectura esta celebración es eso, una celebración, un aniversario que pretende volver a hermanar a esa fuerza que le da legitimidad a su gobierno. Sin embargo, en una lectura más profunda, este acto es un vil proselitismo que, insisto, tiene la mira puesta en la revocación de mandato, pero también profundiza la división (la nueva división social) entre chairos y fifis. Categorías que sin duda analizaremos más adelante por las características que reúnen cada uno de ellos.

En esta especie de Informefuera de la norma pretende calmar las aguas ante la poca e ineficiente respuesta que han tenido los esfuerzos gubernamentales, y no se trata de darle o no tiempo, hay asuntos urgentes que resolver y que han venido haciéndose más evidentes día con día y que deben o deberían tener siempre presentes.

Lo cierto es que durante estos meses de gobierno hemos visto una enorme tijera presupuestal pasar por toda la Administración Pública, la austeridad republicana se ha convertido en una re-ingeniería administrativa que a todas luces es un achicamiento del Estado. Entonces ¿Hablamos de Neoliberalismo? ¿No se supone que en su aura de rebelde nos había comentado y asegurado que ese modelo ya se había terminado?

 

Foto: razón.com.mx

 

Justo aquí es donde la política comparada nos arroja luz sobre la posición topográfica que ocupamos en eso de las políticas de desarrollo; mientras otras naciones generan políticas públicas que fortalecen el lazo entre el aparato administrativo del Estado y las relaciones sociales en un esfuerzo de sinergia y observación consciente de los procesos sociales que marcan el paso del gobierno, aquí generamos políticas de austeridad que están generando una polarización social y una profundización del resentimiento social hacia la desconfianza que el mismo gobierno genera, en pocas palabras, mientras otros tocan junto con el director de orquesta que marca el tiempo de la eficacia y la eficiencia como motores del desarrollo, aquí jugamos a entender la música a destiempo y con disonancias.

Entonces nos avientan cifras incomprensibles en la que a mayor o menor fuerza nos dicen que vamos por buen camino y que la economía del país va viento en popa, que estamos mejorando con cada paso que se da hacia ¿Adelante?. Hagamos un ejercicio.

Hoy fui al mercado con mi esposa (ese fenómeno social que se sitúa en tu colonia cada cierto tiempo y que te ofrece enseres y alimentos a diestra y siniestra) y por lo menos yo, me lleve una sorpresa. Con un presupuesto de $500 las cosas están así en la rueda de la economía:

El Kg de pollo ronda entre los 65 y 100 pesos, dependiendo de la pieza que se lleve, gastamos $120 entre un gusto mío y las piezas de pollo para la semana; pasamos de inmediato a la fruta y esta ronda entre los $15 y los $25 dependiendo de la fruta, compramos un kg de pera y se fueron otros $25, posteriormente nos dirigimos al puesto de la carne y el Kg ronda entre los $80 y los $150, compramos un Kg de carne que nos restó otros $120, entonces llegó otro de mis antojos y compramos chicharrón que le restó a nuestro presupuesto $120. Si lleva la cuenta conmigo hasta el momento nos restan $115 pesos y ¿Cuánto hemos logrado comprar?.

Este pequeño ejercicio nos arroja que la problemática no es la distribución de la riqueza si no el encarecimiento de la economía familiar, ¿imaginan ustedes los malabares que tienen que hacer quienes ganan el mínimo? la diversidad con la que se desarrolla nuestra sociedad en cuanto a la conformación de las familias nos da un abanico de posibilidades para medir la pobreza, una que parece que ellos no ven o prefieren ignorar, sin levantar suspicacias si en una muestra ignoras deliberadamente esa parte del demográfico, claro que obtendrás un resultado positivo y claro que tú tendrás otros datos.

Como pueden darse cuenta, aquí el problema no es la distribución de la riqueza, es el encarecimiento de la economía y la interpretación de la realidad.

 

Foto:  jornada.com.mx

 

Entonces ¿Qué datos son los que cuentan? Los que nos arrojan diciéndonos que vamos por buen camino en la macroeconomía o aquellos datos que nos dicen claramente que no hay una relación entre las políticas macroeconómicas y microeconómicas, sin esa relación de sinergia entre la macro y la micro poco o nada podremos hablar de desarrollo.

El gobierno de AMLO parece dar tumbos sin un rumbo fijo, siguen sin entender que ya no son oposición, o tal vez sea que ellos no se entienden fuera de la oposición y la única oposición que se les pone frente a ellos es esa imagen que les muestra el espejo; los peligros de un gobierno Narcisista.

La Ciencia de Salir del Paso la conoce y la maneja bien AMLO, en sus conferencias matutinas se empeña en mostrarnos que su interpretación de la realidad es la realidad y las otras interpretaciones carecen de validez y objetividad.

Y acá en nuestro diario andar vamos entendiendo que esa división que nos han obligado a asimilar como parte de esa violencia del estado nos aleja de esa esperanza que nos dijeron que tenían para nosotros y termina resultando en un fenómeno interesante que me señalaron en una publicación de Facebook sobre la personalidad y lo que representa en nosotros nuestro Presidente.

 

Me resulta mágica esa paradoja en a que según ciertas narrativas es un Mesías que atrae masas de ignorantes y al mismo tiempo tiene que llevar acarreados a sus mítines.

 

El mejor reflejo de una sociedad polarizada es este post, al que terminan rematando de la siguiente manera:

 

Dice Abraham que es el AMLO de Schrödinger: es un pendejo que no sabe hacer nada bien y al mismo tiempo es una mente maestra que hace correr un montón de conspiraciones secretas bajo su mando.

 

Y mientras asimilamos esta nueva división social y emprendemos una especie de nuevo sistema de producción entre fifis y chairos, veamos con curiosidad como se acomodan las distintas realidades a la realidad que todos vivimos a diario.

La cosa es que el gato de Schrödinger es la metáfora perfecta para la cuarta transformación porque siempre existe la posibilidad de argumentar que: Yo tengo otros datos.



Jorge Luis Oliva

Nacido en el hospital Magdalena de las Salinas al norte de la Ciudad de México el día 6 en el último mes del sacudido año 1985. En algo parecido a una especie de sentencia de corte esotérico al estilo “año de nacimiento es destino”, su vida ha sido así, temblorosa y sacudida, llena de dudas y respuestas. Con el paso del tiempo y tras un crecimiento, algo desesperado, el sujeto por el que se escribe esta semblanza abrió su mente a los libros qu...Leer más

Publicaciones recomendadas