¡No más violencia!



Foto: info7.mx

nombre apellido 26/09/2018   12:00 a. m. Deportes-Futbol






 

Hay que ser un perfecto tonto para seguir creyendo que si la barra del equipo visitante no asiste al estadio, se erradicará la violencia dentro de un espectáculo, un fenómeno social y cultural que hoy en día, se ha visto arrebatado por pseudo aficionados que solo manchan más y más a nuestro hermoso balompie.




Hoy los argumentos y reglas que ponen sobre la mesa la Fiscalía de Nuevo León y los dirigentes de los clubes Monterrey y Tigres, aunados a la fantástica dirigencia de la Liga MX son absurdos.

¡Señores! La solución es eliminar estos grupos de animación, mejor conocidas como barras, como hinchada, ultras o como tontamente se hacen denominar ellos mismos: Barra brava.

Y si no es la primera vez que en Monterrey ocurren este tipo de hechos, como tampoco es la primera vez que en la Liga MX -desde que se llama así- pasa algo similar; y es que no hay que darle mucha vuelta a la página, ya que el enfrentamiento más fresco de estos dos ocurrió en las semifinales del clausura 2017, cuando la afición de Monterrey nuevamente se encargó de tundir a golpes a los denominados incomparables.

Son reincidentes, son abusivos, son personas sin el más mínimo respeto por el de enfrente. Son totalmente vanos y terroristas de este deporte, no se puede permitir que le canten al rival "¡Los vamos a matar!".

 

Foto: excelsior.com.mx

 

Estos aficionados seguramente jamás serán vetados o reconocidos para pagar el daño que han hecho. Y es que no solo fue personal, porque la brutal manera en que golpearon e hirieron a Rodolfo Palomo, no tiene justificación.

También es cierto que la afición de Tigres provocó este hecho, reacción o suceso. Pero la rivalidad se debe quedar en el 11 contra 11 o en la cartola que puede dictar el adversario tras este tipo de duelos, que ya son clásicos pero fuera de la chancha.

No hay palabras para seguir tolerando este tipo de actitudes por parte de barras que se han encargado una y otra vez de manchar y envenenar un ambiente que es 100% familiar, donde los niños y las mujeres serían quizá los más afectados a los hechos de violencia que hayan o lleguen a ocurrir.

Es lastimoso que tengamos una sociedad fuera de tiempo, de reglas, valores y sobre todo de tolerancia. Los ideales diferentes no hacen un enemigo público al rival de enfrente. Creo que el verdadero enemigo eres tu directiva, eres tú Federación y Liga MX, eres tú “hincha irracional” que manchas nuestro fútbol solapado por los de pantalón largo.

Ahora más que nunca el aficionado debe entender que esto es un deporte, donde se gana metiendo la pelotita dentro de una portería, que es un fenómeno ya no digo social, nacional, internacional. Y es el deporte más bello del mundo.

Te toca a ti aficionado inundar de respeto los colores del rival y velar por la seguridad de los tuyos. Muchas veces a un estadio, como lo comenté arriba, se va en familia, con la novia, los hijos y la esposa, o con los amigos. Es ahí cuando tú verdadero aficionado debes gritar gol y alentar. Donde tú aficionado debes tomar conciencia de que la violencia genera más violencia.

Apenas el fin de semana asistí con lo más preciado que tengo al estadio y me conmoví al ver a los niños y familias repletas disfrutar el partido y, sobre todo, respetar al rival.

Bonilla, De Luisa, trabajen arduamente, porque de no cambiar las cosas, los que amamos este deporte nos sentiremos inseguros de ahora en adelante.



nombre apellido

Soy de los hombres que en el mundo de la pelota, corre los 90 minutos y si es necesario 30 más. Nací bajo los colores rojiblancos del club deportivo Guadalajara, soy un enamorado del fútbol. Crítico y mordaz cuando es necesario. Egresado de UNITEC como Comunicólogo (el licenciado está demás). De mis casi 24, tengo recuerdos de que a partir de los 3 comencé a tener un roce importante con el mundo del fútbol, inculcado por mi abuelo (materno)...Leer más

Publicaciones recomendadas