México corre por la "O"



Redaccion 27/08/2018   12:00 a. m. Deportes-De todo un poco






 

6:45 de la mañana del domingo 26 de agosto de 2018 y,  apenas iluminándose el cielo, comenzó la edición número 36 del Maratón de la Ciudad de México, con emoción y algo de nostalgia por ser la última de las seis carreras con la temática a los Juegos Olímpicos de México 1968.




Antes de la salida, la plancha del corazón de la Ciudad estaba repleta de corredores, familias y amigos alentando a sus competidores. “¡Sí se puede!”,  se escuchaban gritos y se veían letreros, banderas y un sinfín de maneras de apoyar a los 42 mil 195 participantes.

La cuenta regresiva comenzó, la chicharra sonó y el reloj marcó la historia. Los primeros en emprender la salida fueron los integrantes de la categoría en silla de ruedas, a las 6:45, seguidos por  la rama femenil, a las 6:55, y la varonil, a las 7:05 de la mañana.

 

Foto: Twitter

 

Como mencionamos, el trayecto inició en el zócalo capitalino y, tras cruzar las avenidas más importantes de la ciudad, terminaría en el majestuoso Estadio de Ciudad Universitaria.

Así, con el clima fresco de la CDMX, los corredores emprendieron camino hacia la meta; mientras a los costados de las vialidades por donde cruzarían se encontraban cientos de familiares, amigos y espectadores que alentaban a los participantes con porras o gritos de motivación.

Los organizadores tenían el objetivo de alcanzar la etiqueta de oro de la IAAF (International Association of Athletics Federations) y todo debía salir excelente, por lo que se instalaron 25 módulos médicos a nivel de calle cada 2.5 kilómetros, fortalecidos por más personal a partir del km 22.5 con medicamentos, material de curación, agua y bolsas de hielo, ya que es cuando los estragos del cansancio se dejan ver en algunos participantes. 

Además participaron 300 corredores voluntarios Centinela, equipados con botiquín de primeros auxilios, para brindar ayuda a quien lo requiriera.

También se contó con ambulancias de Sedesa (CRUM), Protección Civil, Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), Cruz Roja Mexicana y particulares ubicadas a lo largo de los 42.195 km

 

Foto: Twitter

 

El keniano Titus Ekiru terminó el recorrido en 2 horas, 10 minutos y 37 segundos, posicionándose no solo como el ganador de la edición 2018, sino imponiendo un record histórico en este maratón. 

Con una sonrisa gigantesca y al borde de las lágrimas, Ekiru cruzó la línea de meta en el Estadio Olímpico Universitario y, además de recibir la medalla con la letra “O”, que culmina la palabra México, se hizo acreedor de un premio de 550 mil pesos.

El segundo y tercer puesto fue ocupado por sus compatriotas Kipngetich Koech (2 horas, 12 minutos y 38 segundos) y Matthew Kipkoech  (2 horas, 13 minutos y 25 segundos), por lo que el podio fue acaparado por  los representantes de Kenia.

Por el lado Mexicano, los mejores en la competencia fueron Joel Pacheco y Antonio Uribe quienes ocuparon la sexta y octava posición, respectivamente. Una digna representación de entre los corredores que se dieron cita en esta edición.

En la Rama Femenina la sorpresa la estaba dando Grace Wambul, de Kenia, quien mantuvo un ritmo envidiable durante los kilómetros iniciales de la competencia, pero el desgaste fue mayor que su voluntad y tuvo que abandonar la prueba a casi 10 kilómetros de la meta. Dramáticas son las imágenes en las que se le ve llorando abrazada a un policía.

Etiopía tomó entonces la punta y, tras un cierre por demás emocionante, ocupó los 3 lugares en el podio de ganadoras con Woda Temesgen (dos horas, 40 minutos y 10 segundos), Fantu Kimma (2 horas, 40 minutos y 24 segundos) y Tinbit Gidey (2 horas, 40 minutos y 27 segundos).

 

 

En la categoría de silla de ruedas varonil los ganadores fueron Alfonso Zaragoza, Juan Valladares y Antonio Caballero. Y en la categoría de silla de ruedas femenil Alicia Ibarra, Evelyn Enciso e Ivonne Reyes fueron las ganadoras.

Participantes de todas las edades, de otros estados y de otros países se dieron cita y como es típico en México, dieron pie a un maratón emotivo en el que no podía faltar el folclor, ya que había participantes disfrazados de superhéroes, luchadores, personajes de películas y Televisión, de sus alimentos favoritos y que lucían orgullosos atuendos típicos de la cultura mexicana. Todos ellos llenaron el maratón de vida y de alegría.

 

 

Como mencionamos, en esta ocasión se entregó la medalla correspondiente a la letra “O”, misma que cierra el ciclo que inicio en 2013 con la letra “M” para así formar la palabra MÉXICO, palabra que utiliza la tipografía referente a las olimpiadas de 1968 realizadas en nuestro país.