Sobre Mendoza, y lo que movió en la gente



El Teatro del Parque. Foto: carteleradeteatro.mx

Eduardo Celaya 19/04/2018   12:00 a. m. Opinion-






El pasado fin de semana visité Teatro en el Parque, confieso que con poca expectativa, pues me dijeron que vería una adaptación de Macbeth en los tiempos de la Revolución Mexicana. De por si trabajar a Shakespeare es complicado, adaptarlo más, y elegir una de sus obras más complejas, personalmente mi favorita, eleva más las apuestas. Ahora digo, con todas sus letras, que fue una experiencia sumamente satisfactoria. Mendoza, presentándose en la temporada 2018 de Teatro en el Parque es una joya imperdible. Pero no me crean a mí, es mejor analizar por qué me atrevo a decir tal cosa.

 




El Teatro del parque por dentro. Foto: timeoutmexico.mx

La primer sorpresa es el mismo emplazamiento de Teatro en el Parque, una gran corrala construida a las afueras del Museo Tamayo, rodeado de árboles y alejada del ajetreo de Reforma, a pesar de encontrarse a sólo unos metros de distancia. El día aun clareaba, olía un poco a tierra húmeda, aunque no pude detenerme a admirar el paisaje porque, claro, ya iba tarde. El público se encontraba ya colocado en círculo alrededor del escenario, a nivel del piso, donde una bruja recitaba las famosas líneas que dicen las malas lenguas, mantienen una maldición sobre el texto de Shakespeare. De inicio se veía bien. Una producción sobria, una gallina que hacía las veces de vehículo de comunicación con las fuerzas malignas, y el presagio de la bruja sobre el destino de Mendoza y Aguilar, contrapartes mexicanas de Macbeth y Banquo. La obra comienza bien, actuaciones sólidas, nada exageradas, y un ambiente familiar, las tropas revolucionarias en el norte del país.

Poco a poco, el ambiente comienza a oscurecer, la iluminación de la corrala comienza a crear un ambiente más trágico, casi onírico, mientras presenciamos la traición de Mendoza al asesinar a Montaño, el llamado rey de esas regiones (que he de decir, fue un momento impactante, al estar a escasos centímetros del ficticio cadáver, pues hasta su negra sangre manchó mi ropa). A partir de ese momento la verdadera tragedia comienza, y todo aquel que conozca la historia de Macbeth sabrá que el declive de Mendoza es innegable. Un verdadero desfile de actores talentosos comienza, ya sea en la figura de Rosario, la Lady Macbeth mexicana, o su criada, las sospechas de Aguilar, o la persecución de Esparza, el Macduff shakespereano.

Cabe destacar que la ubicación de Teatro en el Parque es peculiarmente interesante en el caso de este montaje, pues mientras contemplamos la guerra de traiciones y sospechas en un periodo histórico que, dicho sea de paso, estuvo caracterizado por traiciones y sospechas, a lo lejos observamos el delicado y caótico equilibrio de los faros de coches que transitan por Reforma. Es inevitable hacerse la pregunta ¿qué tuvo que pasar, cuánto tuvimos que soportar, cuántos actos tuvimos que ignorar para gozar de esta relativa calma moderna? La obra continúa, y las emociones se hacen más intensas. Gracias a la posición del público, se pueden observar las reacciones de los demás asistentes. Las lágrimas asoman, una mujer abraza a su hija con furia al presenciar los viles actos de Mendoza y Rosario, la reflexión asoma en los rostros al conocer hasta dónde puede llevar la ambición por el poder.

Finalmente debo señalar que la propuesta es interesantísima, la adaptación del texto es inmejorable, y la interacción del público en el montaje es uno de sus puntos más interesantes. No podemos dejar de pensar que no estamos viendo ficción, sino una realidad maquillada que nos sacude por dentro. Cada línea se vuelve más inquisitiva sobre nuestra condición de ciudadanos, y seguir viendo esos faros blancos y rojos a lo lejos hace reflexionar. Mendoza, repito, es una oportunidad imperdible de apreciar a Shakespeare en escena, en un lenguaje harto conocido por nosotros como mexicanos, y que nos impulsa, inevitablemente, a la reflexión. Imperdible.

 

_______________________________________________________

Ficha técnica:

  • Teatro en el Parque
  • Mendoza, adaptación de Macbeth de William Shakespeare
  • Adaptación de Antonio Zúñiga y Juan Carrillo
  • Dirección de Juan Carrillo
  • Producción: Los Colochos Teatro
  • Del 4 de abril al 3 de junio
  • Cartelera en www.teatroenelparque.mx


Eduardo Celaya

Comunicólogo e historiador que ha incursionado también en el mundo del teatro y la dramaturgia. Interesado por las construcciones de signos y las representaciones de la realidad en la vida cotidiana. Fundó el grupo de teatro independiente Un Perro Azul. Ha escrito varias piezas teatrales cortas, cuentos y ensayos de análisis e históricos.

Publicaciones recomendadas