¡Llévelo, llévelo!, manual de imagen p' candidados del PRI



Foto: altonivel.com.mx

El Inquisidor 11/03/2018   12:56 a. m. Opinion-






¡Señorita... jóven... señora... señor! ¿Es usted candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y quiere que la pleble vote por usted?

Pues deje de ir con brujos y videntes que nada más le quitan el dinero que usted les ha quitado a otros y ponga mucha atención, que le traigo la oferta y la promoción que puede ayudarle a comprobar que esos prietos de Morena ya no aprietan -espero que don Ochoa no se enoje si uso su frase-.




Lo primero que tiene que hacer es dejar su yate, el ferrari de su hijo y los brazaletes Cartier de su hija bien guardaditos... eh Carlos Romero Deschamps, no te hagas, que lo digo por tí. 

 

Foto: lasillarota.com

 

Luego debe hacer un gran sacrificio y ponerse un reloj sencillo... de esos de quince o veinte mil pesos. Sí, yo sé que es difícil dejar en casa los Patek Philippe de 400 mil pesos, como el de Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México, pero ya ven que luego la chusma es envidiosa y mal pensada.

  

Foto: economiahoy.mx

 

O ya de plano, si no puede soportar que un reloj sin chiste lastime sus sensibles articulaciones, úselo discretamente y no vaya a ser tan güey como para quitárselo enfrente de la prensa o los acarreaxxxx... perdón, de los asistentes.

 

 

Bueno... pero si ya lo hizo no pasa nada, que siempre podrá aclarar que su reloj no le costó más de seis millones de pesos, sino nada más 200 mil pesos, que se lo regaló de cumpleaños y que va a demandar a los chismosos que le andan inventando milagritos.

 

 

Tampoco vaya a invitar a los posibles votantes y los medios de comunicación a sus ranchos o sus niditos de amor... yo sé que es difícil esconder la belleza de nuestras pobres casas, pero aguántese un poco, que cuando tenga fuero ya podrá hacerlo.

 

 Foto: sinembargo.mx

 

Y por favor, no vaya a hacer alarde ni luzca su abundante y lujoso guardarropa de 400 pares de zapatos y mil camisas de marca, como el humilde ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier.

 

 

 ¡No, señorita, jóven, señora o señor candidato... lo de hoy es vestir como cualquier hijo de vecino... por lo menos hasta el día de la elección!

 ¿Entonces qué hacer?, podrá usted preguntarse.

Pues lamentablemente dejar a un lado por un tiempo los pequeños lujos que usted se merece... y como sabemos que eso puede resultarle muy difícil o casi imposible, en el partido hemos contratado a una empresa que le ayudará no solo a "sobrevivir al calor sin perder el estilo", "proyectar un mayor grado de autoridad" o "no resultar fachoso", sino a lucir casual, confiable y muy votable ante la chusma inculta, ya que "la apariencia impacta entre 20% y 30% de la decisión del electorado por elegir a un candidato".

 Ahí le dejo el manual... échele un ojo, estúdielo y aplíquelo hasta el día de la elección.

Sí, yo sé que es difícil, pero algún sacrificio debe uno hacer si quiere servirle a la patria con abnegación y compromiso a toda prueba... como hasta este año lo hizo una ilustre legisladora,  doña Carmencita Salinas, a quien esperamos que la providencia de una larga vida y en 2021 vuelva a ser diputada federal plurinominal -¿sí sabes qué significa esto, verdad?, que nadie votó por ella... el sueño de todos los que incursionan en esta noble profesión-.

 

 

_____________________________________

Texto escrito a raíz de la noticia sobre el código de vestimenta para candidatos del PRI dada a conocer por El Universal y que puede consultar aquí



El Inquisidor

Crítico profesional. Todo lo que hagas tú está mal... aunque yo haya hecho lo mismo. Mi frase favorita es esa del Tigre Azcárraga que dice que toda historia tiene dos versiones y no me interesa la tuya.

Publicaciones recomendadas