Pumas, ¿tradición o mística?



Foto: goal.com

Genaro Bermúdez 04/12/2018   02:43 p. m. Deportes-Futbol






 

Los Pumas del Club Universidad Nacional son un equipo que nació con una filosofía diferente a los demás equipos de la capital, debido a que representa a la máxima casa de estudios de México. Saberse parte de la historia de la institución educativa —como estudiante, maestro o trabajador— te llena de orgullo y de responsabilidad, ante una sociedad mexicana diversa y multicultural. El equipo de fútbol, o de cualquier disciplina deportiva, no es ajeno a esta realidad: cada actividad ante la sociedad debe tomarse con seriedad y con respeto a los valores de la institución. En este sentido, portar la camiseta que te hace jugador del club, desde las fuerzas básicas hasta el primer equipo, te llena de una sensación de compromiso y voluntad que te llevan a defenderla contra todo.




 

Pumas 1976-1977, un equipazo. Foto: Club Universidad 

 

 La filosofía de competición es claramente una característica que se enseña desde muy joven, debemos entender que la competición no es contra otros es contra nosotros mismos, buscando esa superación cada día y en cada competición. Los valores se aprenden por generaciones: lealtad, justicia, respeto, tolerancia, solidaridad, pluralidad, libertad e igualdad; demostrando pureza en los postulados más nobles de los logros personales y de equipo. La competencia se vuelve una forma de vida que permite demostrar la calidad en cada jugada, como una expresión del dominio y la calidad del éxito. Al ganar el equipo, ganamos todos los que nos identificamos con nuestra universidad.

 

Un campeón que hizo historia. Foto: Club Universidad 

 

​Los Pumas nacieron con la mística de la competición, en nombre de una institución con valores universales y que marcan la filosofía de vida de un modelo de sociedad y de ciudadano. Hoy el equipo de fútbol ha logrado rescatar parte de su mística de competición; recuperó la sensación que se demostró con los campeonatos logrados en su historia, desde el ascenso hasta la actualidad. Ser dinámicos, no vencerse nunca, respetar al rival, comprometerse con su estilo y ser ordenados tácticamente, son tradiciones que no se deben perder en cada juego. Pueden perder o ser eliminados del campeonato, pero debemos ver un equipo que corra, que se esfuerce al máximo, que expresen su calidad técnica y táctica, con valores y con respeto a la competencia.

 

La garra puma, presente. Foto: lineadirectaportal.com

 

Los aficionados de los Pumas deben estar contentos de ver un equipo con garra y con mística de triunfo; entendiendo el éxito como esa superación personal, que se proyecta en nosotros. Los Pumas de hoy de muestran el espíritu de éxito de su historia, que es competir con valores y con respeto a la institución que representan. La humildad, la lealtad, la inteligencia y la integración se han expresado en cada campeonato. La mística es, por ende, la tradición que no debe perderse.

Nada más y nada menos.



Genaro Bermúdez

Licenciado en Historia por la UNAM, y becario del programa de Alto Desempeño del años de 1998 a 200. Profesor con 16 años de experiencia y con cursos en diferentes universidades del país. Especializado en siglo XIX y XX, con enfoque en grupos y facciones políticas, identidad nacional y costumbres, tradiciones y cultura popular en México. También, especial atención en historia del fútbol mexicano.

Publicaciones recomendadas