Crónica de una muerta anunciada



Foto: amp.marca.com

nombre apellido 28/10/2018   06:12 p. m. Deportes-Futbol






Y es que la victoria a media semana en Champions fue solo un espejismo, este por mucho es el Madrid más opaco de los últimos 10 años.

Lopetegui llegó entre polémica y lamentablemente para su causa se irá de la misma manera, se despedirá como se presentó: ilusionado y con lágrimas en los ojos. Y es que desilusión, puede ser, fracaso seria lo adecuado.




La debacle arrancó en el Ramón Sánchez Pizjuan con un poderoso y demoledor 3-0 que el Sevilla le propinó , comenzó a agudizarse con el 1-0 (sorpresivo) de un CSKA de Moscú que lo puso a temblar en Champions. Hoy el seno madridista debe estarse planteando numerosas interrogantes sobre si el dejarle a Lopetegui el timón blanco fue lo correcto.

Hoy el Camp Nou fue testigo una vez más de ese fútbol total que Cruyff se encargó de patentar e inculcar y valorizar en el cuadro catalán. Durante los primeros 45 minutos del partido el equipo blaugrana dominó a placer el encuentro, Coutinho abrió el marcador en una fantástica jugada donde Jordi Alba pasó por el carril izquierdo, entró al área y en una soberbia diagonal asistió a un Coutinho que simplemente empujó el balón a la red.

 

Suárez, en plan grande. Foto: as.com

 

Posteriormente Luis Suárez, con esa picardía que lo distingue buscó una penal que a simple viste debió marcarse sin revisar el VAR, el “pistolero” definió a la base del poste y Courtios a nada estuvo de detenerlo; pero los delanteros de elite como Suárez saben marcar en partidos como estos.

Así nos fuimos al descanso, sin embargo desde el inicio del segundo tiempo se vio un cambio de actitud y de juego en el cuadro de concha espina ya que, durante los primeros 20 minutos del segundo tiempo en el Camp Nou el cuadro blanco fue superior. Se le veo suelto, se regodeaba con la pelota y comenzaron a salir de la obscuridad esos artistas, Isco, Modrić, Marcelo; y precisamente fue este último que ponía el 2-1 al minuto 56 para darle una pequeña ilusión y esperanza a toda la congregación merengue que se daba cita en el estadio del Barca.

Pero no fue hasta que en un contragolpe, tres toques mortales del Barcelona y un Luis Suárez demoledor, dictaron el 3-1 y la caída del espíritu blanco, el Madrid ya no se levantó, los soldados se le desplomaron, Marcelo lesionado, Isco sin ideas, Benzema... ¿acaso jugó?

Parecía una calca exacta de hace 3 años, donde al frente de Rafael Benítez y con un CR7 en plenitud el Madrid tampoco pudo con el Barcelona de Iniesta, Neymar y Suárez otra vez; pero de aquel encuentro hay que destacar la ausencia de Messi, que no entró como titular, sino hasta el segundo tiempo por una lesión; así como el día de hoy.

 

 

El cuadro catalán una vez más demostró que no hay Messi-dependencia, que hoy los magos que el cuadro catalán tiene en cualquier momento pueden echarse al equipo al hombro y dejar que el astro argentino de vez en cuando tome un descanso o se recupere adecuadamente de los malestares físicos que lo aquejan.

El Barcelona manda en España y terminó por herir de muerte a este cuadro blanco que no camina, no funciona. Aquel reloj suizo que se conformó en medio campo con Casemiro, Kroos y Modrić confirmó estar roto, el vestuario está roto pese a lo que se diga en la prensa. Error de Florentino haber echado a Zidane y Ronaldo, sí, culpable total y flagrante.

Lopetegui se irá, porque es un hecho que se irá, como se fue de La Roja, por la puerta de atrás: echado y sin garantías a corto plazo de volver a dirigir.

Bale y Benzema, una sombra. El galés se la ha vivido más en lesiones y solo vivirá de aquel magistral gol en la final Champions, que de un buen y constante rendimiento; por su parte el Francés pide a gritos salir de la institución, donde en los últimos años se ha destacado más por sus escándalos en selección que verdaderamente por ser ese nueve contundente y fino que necesita el cuadro de la capital española.

Esto es y fue la crónica de una muerte anunciada desde hace ya varias semanas, un secreto a voces sobre una planeación raquítica, sin bases y sin refuerzos de calidad y nombre como lo dicta la historia de este club.

la realidad es que quien tome a este equipo, tendrá que por lo menos llegar a la final de la Champions una vez más –y ganarla– para salvar esta mediocre temporada. Zidane dejó alta la bata y Florentino prostituyó una vez más la historia, esencia e ideales del Real Madrid.



nombre apellido

Soy de los hombres que en el mundo de la pelota, corre los 90 minutos y si es necesario 30 más. Nací bajo los colores rojiblancos del club deportivo Guadalajara, soy un enamorado del fútbol. Crítico y mordaz cuando es necesario. Egresado de UNITEC como Comunicólogo (el licenciado está demás). De mis casi 24, tengo recuerdos de que a partir de los 3 comencé a tener un roce importante con el mundo del fútbol, inculcado por mi abuelo (materno)...Leer más

Publicaciones recomendadas