Tragedia de ostentación



Foto: lahoguera.mx

Yuri LópezGallo 31/12/2018   12:00 a. m. Opinion-






 

Si hubieran acogido la austeridad republicana, tal vez todavía vivirían…




No creo que alguien pueda alegrarse por una tragedia como la vivida el pasado lunes 24 de diciembre: el terrible accidente en helicóptero que cobró la vida de cinco personas, no solo de dos políticos, como se han encargado de difundir los miembros de la comentocracia en los medios de siempre que aún no superan el cambio de régimen y lo que ello implica.

Junto a la gobernadora constitucional del estado de Puebla, Martha Alonso, y su esposo y senador Rafael Moreno Valle (conocido priísta… perdón, panista desde el 2006) falleció la única esperanza visible dentro del PRIAN para enfrentar con alguna posibilidad de éxito las elecciones presidenciales del 2024. De ahí la importancia de que Alonso obtuviera a cualquier costo la gubernatura de Puebla en una historia digna de la mente de los guionistas de la popular serie “House of cards”.

 

Pero vamos por partes y ahora nos enfocaremos en Moreno Valle, ya que por más que algunos se esfuercen en llamar misoginia al hecho irrefutable de que, como se ha vuelto costumbre en el PAN (desde la ocurrencia de Fox al decidir que era su mujer la ideal para sucederlo), las esposas de los políticos fabriquen bajo la sombra, protección y auspicio de sus políticos esposos unas carreras que brillan precisamente por la falta de méritos propios. Tal es el caso de Martha Erika Alonso quien antes de ser gobernadora tuvo como puesto más importante el de directora del DIF en Puebla... claro, cuando su esposo era gobernador.

 

Rafael Moreno Valle con Gordillo y Yunez. Foto: intoleranciadiario.com

 

Es público el hecho de que dos de las peores figuras dentro de historia del país formaron parte integral de la formación y el crecimiento de este político de este nuevo prócer de la patria: Gustavo Díaz Ordaz y la maestra Elba Esther Gordillo.

Nieto del ex gobernador de Puebla y ex secretario de salud en el sexenio de la bestia de Tlatelolco, alguna vez Moreno se ufanó de haber sido “criado para ser Presidente de México”. Y es que dentro del PRI fue dos veces diputado, una federal y otra local (por cierto como plurinominal, lo que significa que nadie votó por él) y presidió la Fundación Colosio en Puebla, entre otros cargos... siempre en Puebla.

A instancias de Elba Esther Gordillo abandonó el PRI y se afilió al PAN, donde gracias al pacto entre Calderón y la maestra obtuvo la candidatura al Senado, a la cual renunció para ser candidato a la gubernatura de Puebla en coalición con el PRD y Nueva Alianza... logrando sacar (jajaja, sí, solo en México) al PRI del gobierno de Puebla.

En el argot era público que Elba Esther lo consideraba “su mejor alumno” y que bajo su sombra y amparo creció dentro del mundo de la política; sin embargo, ni eso fue suficiente para que Moreno se expresara públicamente a favor de la maestra luego de su detención.

 

Moreno Valle y Osorio Chong. Foto: fotos.e-consulta.com

 

Como gobernador afianzó una relación muy cercana con el Presidente Peña y sobre todo con el secretario de Gobernación y, ¡oh, casualidad!, hoy también Senador y coordinador de los senadores del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong; por lo que los recursos fluyeron hacia Puebla y fueron frecuentes los contratos con las constructoras preferidas de los gobiernos de Peña (tanto cuando fue gobernador como cuando fue Presidente), como OHL. Gracias a lo que la ciudad de Puebla y su zona conurbada cambiaron de imagen e impulsaron la idea de que Moreno Valle era una opción presidenciable.

Sin embargo, el lado represor de Moreno Valle emergió durante su gobierno: los presos políticos abundaron (más de 150 entre opositores, líderes indígenas o ambientalistas), pero el punto más alto de su diazordarismo se dio con la cooptación del congreso de Puebla y la promulgación de la Ley bala (como fue llamada) que autorizaba a las corporaciones de seguridad del estado de Puebla a utilizar armas de fuego contra las protestas sociales. Y no olvidemos que en julio de 2014 esa ley cobró en Chalchihualpan la vida del menor José Luis Tehuatlie Tamayo, quien se convirtió en una flagrante amenaza al tener en sus manos una cartulina para protestar.

 

José Luis Tehuatlie Tamayo. Foto: zonacentronoticias.com

 

En 2017 Moreno Valle intentó obtener la candidatura a la Presidencia de México por el PAN pero, como era obvio, el anayismo lo evitó... pero obtuvo el premio de consolación del frente a los candidatos presidenciales despechados: una senaduría plurinominal. Además de una segunda columna para tratar de alcanzar su aspiración presidencial en 2024: la candidatura de su esposa a la gubernatura de Puebla.

Ya con la senaduría en la bolsa trató de obtener una posición que le diera presencia a nivel nacional, por lo que presentó su candidatura a secretario general del PAN, pero la retiró a cambio de la coordinación de los Senadores panistas.

 

Alonso y Moreno Valle. Foto: eldictamen.mx

 

La gobernadora, por su parte, era licenciada en Diseño Gráfico con una Maestría en Comunicación pública. Como ya vimos, su carrera independiente no lo es tanto, ya que su cargo como presidenta del DIF obtuvo por su esposo... y su candidatura a gobernadora también. Y con esto no queremos demeritar en nada la imagen de Martha Alonso, son solamente hechos reales.

En las elecciones derrotó al peor candidato que MORENA podía haber impuesto, Miguel Barbosa; sin embargo, las quejas se acumularon y comenzó un conflicto poselectoral que incluyó un insólito conteo voto por voto y casilla por casilla y una ríspida votación dividida de 4-3 a favor de Alonso en el TRIFE, tras la que se acusó a los cuatro magistrados que apoyaron a Alonso de pactar su voto y decidir por más por consigna política que por criterios legales.

Así consiguieron lo que no lograron los Fox, los Calderón o Yunes: heredar sus puestos a sus esposas (o en el caso de los veracruzanos a su hijo), pero lo que era más importante: construir una segunda columna para cimentar desde su feudo personal de poder la candidatura del 2024, él desde el Senado de la República y ella desde el gobierno de Puebla. Todo para obligar al ya de por sí debilitado PAN a apoyarlo.

 

Alonso jura como gobernadora de Puebla. Foto: elsiglodedurango.com.mx

 

Al final Martha Erika ganó en los tribunales la gubernatura del Estado y tuvo que tomar protesta, no en el Congreso donde MORENA es mayoría, sino en la corte. Y por el lamentable accidente no tuvo oportunidad de demostrar si realmente tenía madera política o solo era un apéndice de su esposo.

No es misoginia, pero al menos hasta hoy hablar de Martha Erika y sus logros es hablar de su esposo, sus ambiciones y proyectos, por eso no es indebido si al pensar en ellos se piensa el apellido Moreno Valle y no en el Alonso.

 

Después de la tragedia no quedaría más que mostrar respeto por la perdida de vidas. Sin embargo, las voces más mezquinas del PAN -como el chaquetero Lozano- se atrevieron a acusar al gobierno y en especial al presidente López Obrador de lo que, hasta este momento al menos, se puede considerar un accidente.

El Gobierno de México hizo lo que debía: inmiscuir organizaciones internacionales en la investigación y ser lo más claro posible para evitar teorías de conspiración.

Hoy hay quien se atreve a llamar a AMLO asesino... pero no olvidemos que con su ley, Moreno Valle sí tenía encima la vida de inocentes.

Hoy los pacíficos de la derecha vuelven a dividir al país con sus acusaciones sin fundamento, cuando ante esta tragedia solo debería haber un respetuoso luto.

Claro, también hay incendiarios como Noroña, que más que honestidad mostró mezquindad y falta de tacto, dejando en claro que hay veces que vale más quedarse callado que despotricar a lo tonto.

 

Trágico accidente. Foto: planoinformativo.com

 

Sin embargo aquí hay una gran verdad que no se puede dejar de lado: el accidente pudo haberse evitado.

¿Quién pagó la renta del helicóptero? Se filtró que viajaban a la Ciudad de México, donde pasarían la noche buena o, de acuerdo con  otras versiones, asistirían a una comida en casa del padre de Moreno Valle; pero lo que sí es un hecho es que en la agenda de ambos no se encontraba marcado en ese momento ningún compromiso oficial… ¿entonces se justifica que el gobierno pague la renta de un helicóptero para acudir a un compromiso meramente personal?

Desafortunadamente no entendieron los Moreno Valle que los tiempos han cambiado, que la austeridad republicana debería ser para todos como una forma de respeto al pueblo por aquellos que ostentan el ejercicio del poder…

Fue su costumbre de sentirse semi dioses la que los mató. Fue esa ostentosa manía que lo poderosos miembros del régimen pasado no pueden superar la que los mató. Fue su idea absurda de que su tiempo valía más que el de los demás la que justificó que gastaran dinero del erario en su transporte aéreo. Su ostentación los mato… descansen en paz.

Y así se cierra trágicamente una historia tan maquiavélica que pocos habrían imaginado…



Yuri LópezGallo

Licenciado en mercadotecnia por azar, especialista en publicidad por una beca, maestro en Administración porque ¿por qué no? , Doctorando en Educación por terquedad, Cinta Negra 6to Dan en Taekwondo por voluntad y crossfitero solo por gusto…

Publicaciones recomendadas