Artesanía Política, por Jorge Luis Oliva



Foto: milenio.com

Jorge Luis Oliva 04/06/2022   10:35 a. m. Opinion-






¿Y la oposición apá?

O como desaparecer y existir al mismo tiempo

 

Este fin de semana habrá elecciones en 6 estados de la República, a decir, Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas. Resultan importantes estos comicios porque de ahí se desprenderán algunos puntos a considerar para el futuro inmediato, por lo que tenemos que establecer que el impacto que tendrán será profundo, pues representa un posible reacomodo de las fuerzas políticas, o quizá no, no lo sé de cierto.

¿Por qué son importantes? Concretamente porque aquí se juega la consolidación del proyecto 4Teísta o el establecimiento de una oposición que se erija como una alternativa a la alternativa que Morena representó en 2018.




Pero, sí, siempre hay un pero, esta oportunidad que se le ofrece nuevamente a la oposición también puede confirmar su inexistencia, derivado de los constantes errores cometidos, errores que la tienen relegada a ese rincón de la ignominia y el olvido históricos, lo cual no es gratis, a continuación se dirán algunas de las razones.

 

1.- Pasado es destino

Dicen aquel dicho popular, “crea fama y échate a dormir”, esto es lo que le pasa a los partidos que hoy son oposición, traen arrastrando una fama indecible, un estigma que resulta sumamente complicado, si no es que casi imposible de quitar, y es que ese estigma es en sí mismo un enorme peso debido a las fallas y malas administraciones, que para su mala suerte, son tangibles, fehacientes, empíricas.

Este cabal cinismo se traduce en un trauma colectivo que late fuertemente en las memorias, corazones y bolsillos de millones de mexicanos. (lo cual no garantiza del todo una apabullante victoria morenista).

Hay que recordar que en principio esta fue y constituye una de las razones más importantes por las que se logró dar ese giro de tuerca a la Henry Ibsen –histórico, hay que aceptarlo- en 2018.

Lo irónico es que ese estigma con el que el Dios de la Democracia marco a Caín, también comienza a dibujarse en los derroteros y objetivos no cumplidos de este sexenio variopinto y sui generis. Lo más seguro es que ningún lado del espectro político, ni los que se dicen con experiencia para gobernar, ni los que gobiernan, salgan bien parados, o quizá sí y yo estoy aventurando un paso del cual no tengo plena certeza en un futuro inmediato.

Ojalá pudiera tener la oportunidad de volver a tomar la pluma para recular con orgullo estas líneas. Cosa difícil.

Hay pues un estigma del estigma que genera un miedo legítimo en el votante, y viene acompañado de una incertidumbre creada por una administración actual que genera muy pocas acciones concretas.

 

2.- ¡Inútiles!

Esta oposición chiquita ha tenido la mesa puesta para denostar y generar la atmosfera necesaria que mine las bases del gobierno actual, y no una, ni dos, ni tres veces, lo cierto es que a lo largo de cuatro años, ya perdí la cuenta. Y es que no han sabido, ni han sido capaces de capitalizar esas oportunidades porque siempre llegan tarde a la cita, o de plano no llegan, se quedan dormidos en quien sabe que pensamientos mañaneros.

Esta falta de acción opositora trae como consecuencia un vacío de contrapesos, -contrapesos muy necesarios hoy en día para la creación de un “equilibrio” de si pertinente en las contiendas electorales y en la negociaciones para la toma de decisiones (este punto nos llevará irremediablemente a lo que llamo el síndrome del politic star).

Eso que en la teoría y en la praxis debería fungir como garante de ese utópico equilibro se ha convertido en una locuaz y estúpida caricatura que se agarra como un tumor maligno a la nostalgia de las mieles probadas en sexenios anteriores.

Pobres inútiles, ejemplo fácil de lo escrito por Nietzsche hace ya tanto:

 

La boca puede mentir, pero la mueca del momento revela la verdad

 

Aunque para ser totalmente sinceros y haciendo honor a la verdad, esto puede aplicar para ambos lados de la contienda, más a unos que a otros y más a otros que a unos.

 

3.- ¡Faranduleros!

Esta rara oposición tiene apariciones contadas, tan contadas que pueden medirse con un solo dedo, resulta imposible no percatarse que para que estos muchachos nos den su hermosa faz, tiene que existir sí o sí, un escenario mediático. El ejemplo más claro de esto fue establecido en los días de la reforma energética, esos días en los que, incluso, parecieron sufrir los embates de un oficialismo que en uso de un poder conferido con la visera por parte de la ciudadanía, se atrevió a cambiar el día y la hora de la discusión del tema, obligando a nuestros amables y dedicados legisladores (todos) a dormir y pasar una mala noche en sofás, sillones y pisos de oficinas.

Aquellos días, insisto, se llenaron de diatribas y perogrulladas combativas, férreas, aguerridas, defendieron y demostraron con gran fuerza, entusiasmo y atino, la necesidad de defender unos intereses nacionales que muy poco se corresponden con esos intereses nacionales que también ignora el oficialismo.

Seguros de su acto de contrición con el país, y del triunfo obtenido, se fueron a sus casas, henchidos de esa felicidad que solamente te da el trabajo bien hecho, seguros también de su seguido acto de desaparición al siguiente día.

Con estos elementos como corolario, resulta imposible no darle la razón al Presidente cuando les llama “traidores a la patria” (las comillas son claramente mías). Aunque para ser claros, también es una exageración por parte del mandatario darles ese crédito, pero entiendo la necesidad que tiene de formar un enemigo común a quien achacarle, no solo los malos resultados, sino la falla en los movimientos estratégicos que le permitirían darle forma a su proyecto.

Porque así son esos neoliberales y golpistas desgraciados.

Y como siempre, pese a su necesidad de reflector, tampoco fueron capaces de sacar ventaja de ese desliz discursivo que Andres Manuel les otorgó en bandeja de plata.

Podemos concluir que esta oposición es tonta, y no sabe que es tonta, y por eso es tonta.

 

4.- Cuatro de seis

No voy  declarar una completa derrota, porque como tal no existe; y si existiese, aún no se consuma del todo. Así que aquí va mi prospectiva.

La “oposición” ganará 4 de 6 gubernaturas, a saber:

  1. Aguascalientes
  2. Durango
  3. Hidalgo
  4. Tamaulipas

 

Estos estados no se moverán, incluso pese al posible desafuero de Cabeza de Vaca en Tamaulipas, y se debe a que además de ser los bastiones que les quedan y que claramente defenderán, se suma el fenómeno de la costumbre del voto duro, mismo que sí les alcanza para el triunfo necesario.

Este estigma del que hablaba anteriormente, comienza a dibujarse sobre la frente de los candidatos morenistas, y es que los ciudadanos de aquellos estados prefieren afianzarse más a la ilusión de un tren de vida “idóneo” y conocido que a la ilusión de vivir en el mundo imaginario del México “sin corrupción” (estas comillas son patrocinadas por la corrupción).

Pero tampoco es mucho el trabajo que hace la oposición para ampliar su base electoral en los ciudadanos indecisos, lo cual le permitiría guardar para sí esas posiciones a su favor, insisto, es más la fuerza de la costumbre y el miedo a lo nuevo por conocer que subyace en el ciudadano de aquellas latitudes lo que les hará ganar.

En fin, entre si son las peras con aires de alternativa o las manzanas marrón con aires de transformación.

¡Que comiencen los juegos del hambre!



Jorge Luis Oliva

Nacido en el hospital Magdalena de las Salinas al norte de la Ciudad de México el día 6 en el último mes del sacudido año 1985. En algo parecido a una especie de sentencia de corte esotérico al estilo “año de nacimiento es destino”, su vida ha sido así, temblorosa y sacudida, llena de dudas y respuestas. Con el paso del tiempo y tras un crecimiento, algo desesperado, el sujeto por el que se escribe esta semblanza abrió su mente a los libros qu...Leer más

Publicaciones recomendadas