#Letraygarabato, por Zopilote



Zoe Granados 22/04/2022   07:12 p. m. Opinion-






¿Y el castigo, apá?

 

La selección mexicana de futbol consiguió, entre el drama y sin convencer, el boleto al mundial de Qatar 2022; otra vez la selección nacional irá en busca del quinto partido porque para pensar en ganar la final parece que no les alcanza o no está en sus objetivos.
De niño me apasionaba ver los partidos del mundial e intentaba quedarme despierto en la madrugada para verlos sin importar que al día siguiente hubiera escuela. Creo que empecé a desencantarme del futbol cuando entendí que esta sana competencia deportiva no eran más que un negocio para varias corporaciones que poco les importa el bienestar de sus jugadores y afición.




Lo sucedido hace unas semanas en el partido de Querétaro vs Atlas viene a afirmar mi decepción por la gestión de este deporte: la violencia vivida por los asistentes a este partido fue noticia nacional y en los siguientes días muchas personas manifestaron su preocupación y exigieron que los directores de la liga emplearan acciones adecuadas para sancionar el incidente como la desafiliación o la cancelación del torneo para replantear la seguridad en los estadios. Nada de esto fue realizado y en su lugar el castigo solo buscó no afectar los ingresos económicos de los dueños y empresas que patrocinan el futbol en el país.

En medios ya se hablaba de que la corporación global de Futbol, la FIFA, debería vetar a México en el próximo mundial de Qatar y retirarle la sede mundialista para 2026, que solo incluye diez partidos de ochenta que compartirá con Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, sabiendo que la afición mexicana en pasadas ediciones mundialistas ha generado grandes ingresos en comparación con las otras dos naciones sedes, sería para la misma FIFA una perdida grande de dinero.

Como dicen: el balón seguirá rodando en los estadios, siempre y cuando esto no interfiera en los bolsillos de un grupo de personas que han lucrado por años con el futbol y que lo menos que les importa es el bienestar de la afición. El futbol que venden estas corporaciones se ha vuelto en un espectáculo que en lugar de promover la sana competencia, el “fair play” o el “joga bonito” ha creado la violencia y odio hacia el rival en el deporte y el juego sucio para conseguir la victoria.

 



Zoe Granados

Pasante en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Monero ilustrador. Participa como locutor en el programa de radio "Aquelarre de la historia" que se transmite en el FARO de Indios Verdes. Colabora como editor en el proyecto "Voz andante. Cultura y recreación". Sus pasatiempos son dibujar, viajar y la buena comida. Le gusta participar en distintos proyectos de difusión de la historia. ...Leer más

Publicaciones recomendadas