Diputado 501, por Antonio Tenorio Adame



Foto: cultura.gob.mx

Redaccion 19/04/2022   11:30 a. m. Opinion-






Pastor Rouaix Méndez

Artífice del artículo 27 constitucional y presidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística


El Presidente Carranza envió al Congreso Extraordinario de 1917 las reformas consideradas necesarias para una nueva composición orgánica del Estado. El debate en el pleno del Congreso dio lugar a una airada discusión en torno a satisfacer las demandas campesinas y obreras, fue así que propició la formación de una Comisión presidida por el diputado Pastor Rouaix, quien con mesura, pero templanza de conocimiento llevó las reuniones serenas y creativas de los temas controvertidos, mucho sirvió depositar la confianza de los diputados en su par, a la vez del buen juicio que Carranza extendió al legislador tehuacanero, quiere decir que el proceso legislativo no fue espontáneo y menos improvisado, sino que venía de una veta apacible y docta que floreció en la primavera Constitucional, donde la razón y el saber se dieron la mano, Rouaix fue un gran conciliador, contaba con la confidencia y respeto del Jefe del Ejecutivo y ganó la consideración de sus colegisladores, además no solo serenó los ánimos entre las fracciones parlamentarias de posiciones contravenidas, sino que culminó el rescate histórico del interés nacional de la propiedad originaria de la Nación, de donde germina la Reforma Agraria y la Expropiación petrolera.

Ahí surgió el México de la Segunda mitad del Siglo XX. Al escribir su libro sobre la “Génesis de los artículos 27 y 123” se percibe su genio creativo como tributo a la historia de la formación de la Nación.




Donó su casa para fundar la Escuela para invidentes e hizo entrega de su valioso acervo bibliotecario a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística de la cual fue Presidente en cuatro periodos.

Amó a México.

 

Lic. Antonio Tenorio Adame