Llegó el momento decisivo para en TRI



Foto: sdpnoticias.com

Redaccion 21/03/2022   11:16 a. m. Deportes-Futbol






Se gane o pierda el jueves ante Estados Unidos ¡que se vaya el Tata Martino! Bajo su gestión hubo un claro retroceso en el Tri. Lo contrataron soñando con ver por fin un gran equipo en el Mundial; la mira estaba puesta en cristalizar el quinto partido, mientras la calificación a Qatar se daba por hecho, incluso, como dijo Ricardo La Volpe “caminando”… No obstante, en la última fecha FIFA el equipo puja por el boleto –también frente a Honduras y El Salvador– ¿y para qué? el juego que exhibe no enamora a nadie.

En otros tiempos enfrentar al equipo de las barras y las estrellas era un de día de campo, el momento de reconfortar el orgullo maltrecho, porque generalmente en la cancha de futbol se saldaban todo tipo de afrentas, algunas ajenas al deporte. Era, en el subconsciente colectivo, darle un buen zape al poderoso gigante nomás por nomás. No obstante, las cosas han cambiado y hoy Gerardo Martino se alista para dar la gran batalla, sabiendo que en ello le va la vida, al menos la chamba.




Las ventajas de enfrentar en casa al equipo comandado por Gregg Berhalter se reducen dramáticamente. Visto está que ellos se crecen de gran forma ante la playera verde, y que Martino desperdició la ocasión de armar una base fuerte con jugadores locales, de esos que llaman ‘cancheros’, para sacar provecho a la altitud de la ciudad de México; no lo hizo y ahora no se sabe a quiénes se les acabará primero el aire, si a los suyos o a nuestros ‘europeos’, que tanto se han quejado y pedido jugar en otra plaza.

La ley del rating se impone aquí y en Concacaf, el Tri deberá jugar en horario estelar para la pantalla chica, desechando la estratagema de meter al rival a un caldero, como sería el estadio Azteca al mediodía. En contraste, Estados Unidos capitalizó en Cincinnati el entorno gélido en la fecha 7 de la eliminatoria para dejar fríos al son de 2-0 a los de Martino. 2021 fue un año aciago para los mexicanos frente al vecino del norte.

No todo es culpa de Martino, los federativos van primero en el reparto de responsabilidades. Estaban abocados a llenar sus arcas de dólares a costillas del tricolor. Pero últimamente se la pasan excusándose ante el mundo. El grito censurado fue su gran dolor de cabeza, sin imaginar que había algo peor: el vergonzoso episodio de violencia del 5 de marzo que dio la vuelta al mundo. Hoy lucen patéticos ratificando al Tata (porque es “el idóneo”), y en cada juego de la Liga Mx organizando abrazos entre oncenas rivales.

Con precios desmesurados, de hasta 2 mil 500 pesos para el juego México-Estados Unidos, los federativos matan dos pájaros de un tiro: aceptable recaudación por taquilla y evitan que se cuele el populacho, el vulgo que ha dado pruebas sobradas de no entender eso de evitar el grito tildado de homofóbico. Empero, el “¡Fuera Tata!” está latente en la garganta de todos y ni siquiera tiene qué perder, basta con que no guste para oírlo surgir en el graderío.

A pesar de que el Monterrey es el equipo que más jugadores aporta al cuadro tricolor, destaca la explicación que dio el técnico Víctor Vucetich sobre la ausencia de Rogelio Funes Mori, pues no sólo presenta una leve lesión en el muslo derecho, sino que está afectado de una “carga sicológica”, precisó el apodado Rey Midas, quien optó por prescindir de él en el clásico regio, donde se llevaron la derrota frente a un mejor mentalizado equipo de Tigres.

En los partidos de la fecha 11 continuaron los operativos de seguridad dentro y fuera de los estadios; no obstante, los barristas metieron gol a la vigilancia en el estadio Azteca, con ingenio se atomizaron para entrar y ya dentro se integraron. En el Jalisco el protocolo fluyó impecable hasta que la gresca estalló ¡pero en el campo de juego!… La barra Libres y Lokos ganó estrellita en la frente: previo al clásico regio organizó un “banderazo por la paz”.

Dueños de la cima y tras realizar la primera investidura pospandemia al Salón de la Fama, los Tuzos recobran protagonismo. Grupo Pachuca sale del marasmo e hizo gala de poder de convocatoria en su afamado evento, donde el gran ausente fue Alejandro Irarragorri, de Grupo Orlegi, antagónico de Jesús Martínez… El León se sumó a los eliminados de la Concachampions, sobreviven Pumas y Cruz Azul, ambos alicaídos en la liga.

 

Marlene Santos Alejo | La Jornada.