Barras: drogas, peleas y reventa de boletos



Foto: noticieros.televisa.com

Redaccion 10/03/2022   08:59 a. m. Deportes-Futbol






Si bien su creación fue para animar, apoyar a su escuadra cada ocho días, de local o visitante, y hacer que las gradas luzcan espectaculares, estos grupos de animación han dado de que hablar de forma negativa dentro del deporte más popular del mundo, situación por la que, incluso, han llegado a desaparecer o se ven obligadas a transformarse.

En todo el orbe, las barras, de forma lamentable, han sido relacionadas en peleas contra policías, en la venta de drogas, en la reventa de boletos e inclusive en algunos lados están relacionadas con la venta y compra de jugadores de clubes profesionales, situación por la que han impuesto autoridad sobre las propias directivas.




Las olas de violencia que han propiciado las barras propician tomas de decisiones urgentes con el afán de erradicar los excesos. Por ejemplo, en Argentina se decidió desde 2013 que la afición visitante no acuda a los partidos, luego que un seguidor murió durante una pelea entre afición y la seguridad de un partido entre Lanús y Estudiantes, hasta que en este 2022 diversos dueños de clubes levantaron la voz en busca de permitir una vez más el apoyo visitante, pero los pesos pesados Boca Juniors y River Plate no estuvieron de acuerdo.

Curioso que en la Copa sí se permiten a las dos hinchadas, pero se justifica que son menos compromisos a la semana y los dispositivos de seguridad alcanzan para salvaguardar a los seguidores, no así en los cotejos de Liga.

Tras lo sucedido en el choque entre Querétaro y Atlas por la jornada nueve del Clausura 2022 de la Liga MX, la dirigencia del futbol mexicano optó porque las porras visitantes no asistan a los encuentros y a la afición de Gallos Blancos se le dio un castigo mayor de tres años sin asistir a cualquier estadio.

 

Vieja práctica

Si bien el término barra brava está más ligado a Sudamérica, en particular con Argentina, en Europa ya existía desde hace años el hooliganismo, iniciado en Inglaterra a finales de los 1800 y principios de los 1900. Una de las tragedias más recordadas se suscitó en Sheffield, en 1989, donde murieron al alrededor de 93 personas durante una semifinal de la Copa FA entre el Liverpool y Nottingham Forest.

Cada país tiene su historia negativa con una barra brava, que de igual forma en ocasiones están ligadas a la política como en Chile, donde la Garra Blanca (Colo Colo) y Los de Abajo (Universidad de Chile), son porras conocidas por mover gente en tiempo de elecciones y promover el apoyo a partidos de derecha. Por lo dicho han sido catalogadas como Asociaciones Corporativas.

 

Sin importar la localidad a la que pertenecen las barras, suelen tener algunos comunes dominadores, cánticos cada vez con palabras más ofensivas, son territoriales y suelen estar integradas, de acuerdo a diversos estudios, por personas de clase media y baja, pero que una vez en las tribunas todos apoyan y se convierten en uno mismo.

Suelen protagonizar siempre batallas de resistencia, rara vez ocupan armas de fuego, siempre tienen en su poder armas blancas, cuchillos, palos, cinturones, cualquier objeto que pueda ocuparse, utilizan la ley del rival más débil. Además, existe un sentido de pertenencia.

En 2020, en Colombia se hizo un conteo que se tradujo en 149 muertos en 12 años, donde América de Cali lideró el número de víctimas con 37 y es uno de los clubes de América Latina que más sufre el vínculo entre aficionados y el narcotráfico. De igual forma, los Diablos Rojos cafeteros son el club con más agresores en sus filas al totalizar 31.

En Asia, las barras también tienen presencia. Japón es el país más popular que adoptó características sudamericanas para apoyar a sus clubes, pero queda de lado la violencia, incluso se dan a la tarea de tener un estilo de casa, usan tecnología, los comics y demás aspectos que las hagan diferencia al resto.

Pese a todo lo que se pueda hablar o escribir de los grupos de animación es un hecho que por mucho tiempo han mostrado apoyo a su escuadra en las buenas y en las malas, aunque en casos la violencia o la poca paciencia obliguen a tener otras acciones que en ocasiones terminan mal, sin que exista justificación alguna.

 

Guillermo Abogado González | Esto.