Nuestro mundo representado, por Eduardo Celaya Díaz



Fuente: youtube.com

Eduardo Celaya 16/02/2022   10:20 a. m. Opinion-






El control en tierra dice a Laika adiós

 

Y si hacemos caso a la leyenda
entonces tenemos que pensar
que en la Tierra hay una perra menos
y en el cielo una estrella más.




Laika, Nacho Cano, 1988

 

Hace unos años me acerqué a Mecano y empecé a apreciar realmente lo que nos dieron en sus discos. Si bien ya los conocía, pues cuando niño una vez me quedé en el carro oyendo un casette de Ya viene el sol mientras mis papás andaban en la calle haciendo sabrá Dios qué, no me había dado el tiempo de poner atención a sus letras, a sus armonía, a las composiciones y a los discursos que manejaban. Desde entonces tengo mucho interés por la Movida Madrileña, y espero algún día hacer una investigación en forma al respecto.

Hoy volví a escuchar una canción de las que más me gustan del grupo, aunque no de las más populares. Laika aparece en Descanso dominical (1988) y cuenta de una forma muy inocente, hasta ingenua, la historia de la perrita rusa que fue enviada al espacio para probar cómo este viaje afectaría a un ser vivo. Menciona la canción que era una perrita común y corriente, incluso podemos encontrar fotografías de ella en las que se le ve tranquila en el Sputnik 2, la nave que la llevaría al espacio.

 

Fuente: bbc.com

 

El estribillo de la canción es alegre, optimista y esperanzador. “El control en tierra dice a Laika adiós”, se repite una y otra vez, mientras la música nos acompaña en esta historia. Más adelante se menciona que al escuchar el ladrido de la perra en los auriculares, el ambiente de la base estalló en una fiesta de risas y champagne, un verdadero logro de la innovación tecnológica del siglo XX y un paso más en la Carrera Espacial, parte de la Guerra Fría. A fin de cuentas, en el período de Posguerra lo que importaba era demostrar fuerza, músculo, capacidad de gobernar al mundo entero bajo una sola bandera política, ya sea capitalismo o comunismo, y poner en órbita a un ser vivo fue un logro impresionante de la Unión Soviética.

Después de narrar la reacción en la base la canción pone su total atención en la perrita, a quien podemos imaginar completamente desubicada, sin entender dónde o siquiera por qué está ahí. “¿Qué será esa bola de color, y qué hago yo girando alrededor?”, escuchamos en voz de Ana Torroja, como si pudiéramos conocer los pensamientos de Laika. La Historia no suele contarnos más sobre este hecho, tal vez ensalzándolo o simplemente haciendo mención de ello. Pero la canción de Mecano va un poco más allá, quizá a donde hemos llegado aquellos curiosos que queremos saber qué fue de la perrita, de ese ser sintiente que participó en un experimento sin consentir en ello, y que pasó a los libros de Historia como un detalle curioso de la Guerra Fría.

 

Fuente: ebay.es

 

Laika jamás regresó a la Tierra, es más, jamás hubo planes para que lo hiciera. Imagino que sería sumamente costoso y difícil hacer volver al Sputnik 2, y los beneficios no superaban el gasto. A fin de cuentas, era solo una perra, con nombre, sí, pero una perra, no más. Laika fue el primer ser viviente en ser lanzado al espacio exterior, y también el primero en morir. Pocas horas después de despegar murió por sobrecalentamiento por un fallo en el satélite artificial. Laika murió sin saber por qué, y lo hizo de una manera espantosa, todo para que el hombre pudiera presumir de una nueva hazaña, de un paso adelante hacia la conquista del espacio, cuando ni siquiera podemos vivir de forma adecuada en el planeta que tenemos.

Nacho Cano, en voz de Ana Torroja, nos regala un poco de consuelo al sugerir que Laika se convirtió en una estrella, tal vez recompensada por el Universo por su sacrificio, por su sufrimiento. Sabemos que no es así, que su muerte un absurdo sacrificio por la modernidad, por el progreso y por la superioridad de una nación. Tal vez sea mejor quedarnos con la imagen del nacimiento de un nuevo sol y esperar que donde quiera que esté hoy, Laika sea feliz, pues ya no ha de sufrir a manos del hombre.



Eduardo Celaya

Comunicólogo e historiador que ha incursionado también en el mundo del teatro y la dramaturgia. Interesado por las construcciones de signos y las representaciones de la realidad en la vida cotidiana. Fundó el grupo de teatro independiente Un Perro Azul. Ha escrito varias piezas teatrales cortas, cuentos y ensayos de análisis e históricos.

Publicaciones recomendadas