Diputado 501, por Antonio Tenorio Adame



Foto: cronica.com.mx

Redaccion 02/02/2022   10:21 a. m. Opinion-






La nación amortajada

 
La nación mexicana sufre atracos e injusticias y a la vez logra resurgir con nuevos alientos, en febrero la memoria nacional anidan dos acontecimientos que forjaron su ser y cambiaron su destino, uno la redujo y el otro la fortaleció: primero en 1848 perdió la mitad del territorio, el otro engrandeció su espíritu en 1917 al promulgar la Constitución.
 
Al examinar la formación del territorio nacional, se advierte que la América originaria fue invadida dos veces por Europa, la primera ocurrió en 1521, con una expedición militar bajo el mando de Hernán Cortés; la segunda se consumó cuando la Europa americanizada o angloamericana la despojó de la mitad de su territorio a través de una guerra de conquista obligándole a la firma del “Tratado de Paz Guadalupe Hidalgo”, cuya firma, casi bicentenario, fue fechada el 2 de febrero 1848.
 
 
Por la negativa
 
La fundación de la Nación originaria tuvo sus inicios con la caída de Tenochitlan, seguida de su reconstrucción como Nueva España en 1521, constituyéndose como parte de la monarquía española, sin que entonces aún no existiesen la figura de nación, sino siglos más tarde con los “Tratados de Westfalia” de 1648.
 
La independencia declarada desde la Constitución de Apatzingán 1814, como la promulgada de 1821 no propiciaron el ejercicio de una soberanía plena, debido al pírrico triunfo de la insurgencia sobre la monarquía, por el contrario el país se encontraba en bancarrota por falta aun de un Estado sólido con la fortaleza de resguardo militar, ausencia de capacidad hacendaria y falta de cohesión social, entre otros.
 
El vacío que dejo la Metrópoli se profundizo por la crisis económica y comercial, así como la inutilización de las minas, a la vez la falta de un comercio marítimo, sembró la pobreza y obligó al endeudamiento con la banca europea.
 
En ese desastre social nos encontrábamos cuando en 1846 el Presidente Polk por medio de mentiras y falsedades promovió la declaración de guerra contra México, no sin reconocer que el debate auspició la intervención de legisladores como Abraham Linlcon en contra de la falsas justificaciones del conflicto, desenmascarando la intención de fondo promovida por incluir más estados a la Unión para fortalecer el alineamiento del esclavitud.
 
La esclavitud fue la verdadera razón del asalto territorial a México, como antes el oro motivo la invasión y ocupación de las expediciones militares a los territorios indígenas del Nuevo mundo.
 
Crear riqueza por medio del despojo, el crimen y la esclavitud. Un triunfo de la barbarie.
 
La resistencia a la opresión y el hurto del ejército extranjero se manifestaron con valor a pesar de la adversidad y el engaño propiciado internamente.
 
El insurgente y periodista, Carlos María de Bustamante, al reseñar los hechos históricos de la invasión de los angloamericanos en México”, o sea los “euroamericanos”.
El gobernador de Michoacán, Melchor Ocampo, se negaba a la rendición y exigía continuar luchando por medio de la estrategia de guerra de guerrillas, por su parte los gobiernos de la frontera norte y sus respectivos congresos también se opusieron a los Tratados. También un decena de diputados federales, acudieron a la Corte a interponer un amparo de inconstitucionalidad para impugnar el Tratado.
 
El rescate de la dignidad nacional se había extraviado y el decoro de loa mexicanos se perdió, en virtud de que en el momento de la firma del Tratado por razones de ausencia del Presidente de la República se encontraba Manuel Peña y Peña. Así como también este personaje volvió a su cargo como Presidente de la Corte para ratificar el hecho del Tratado y desechar la impugnación de inconstitucionalidad.
 
La ausencia de patriotismo ocasionó que México se sumiera en la penumbra de los siglos, el legislador jalisciense Mariano Otero afirmaba que no existía la nación.
 
La patria en el pasado perdió la mitad de su territorio. Hoy, sin embargo, En los tiempos de la 4T se registra una perdida de población de mexicanos que emigran a los Estados Unidos. Los desplazados nacionales suman 12 millones, un diez por ciento de la población total, quienes en su mayor parte emigraron para buscar un medio de vida en el trabajo. Las remesas que envían son recibidas con jubilio sin que nadie advierta que ayer la sustracción fue el territorio como ahora es la población la que sufre menoscabo en perjuicio de la Nación. La diferencia entre ambos tiempos es que ahora nadie se indigna ni alza la voz.
 
¿Se agoto acaso el nacionalismo? ¿Qué identidad nos une?
 
Para efectos constitucionales
 
El derrumbe de la Nación fue una gran pesadumbre que llevó a dar respuesta generacional con la mejor pléyade de hombres de Estado que ha gobernado el país, el Gabinete de Juárez, y el Congreso de 1856 dieron respuesta a los nuevo retos que se presentaron logrando salir victoriosos en diversos ordenes como las armas o el espíritu de la leyes.
 
 
Lic. Antonio Tenorio Adame