#DesdeLaAcademia



Verónica Zárate Toscano 27/09/2021   08:06 a. m. Opinion-






Agustín de Iturbide

 

En estos días hay varios eventos qué comentar. Uno de ellos fue la presentación del nuevo billete de 20 pesos que se destaca como conmemorativo del Bicentenario de la Consumación de la Independencia Nacional. El director del Banco de México afirmó: “Este billete es único. Conjunta el máximo gesto de concordia nacional al universo en una nación independiente con la cual alcanzó la anhelada soberanía” y resaltó que incluye la entrada del Ejército Trigarante como celebración del diálogo.




Lo curioso es que en el “discurso cívico” del 16, el presidente no trató nada bien a Agustín de Iturbide, diciendo que lo único que le interesaba era ponerse “la diadema”, aludiendo a su coronación –aunque efímera-como emperador y que defendía los intereses de las elites. Y ahora traeremos su imagen en la mano, en la cartera, en el monedero pues por su denominación, la más baja de los billetes, está al alcance de prácticamente todos. Y será más popular que aquel en que figuran Hidalgo y Morelos que es de 200 pesos. Ironías de la vida, o demostración de distintos tipos de poder. Estando en los billetes, a ver quién logra borrarlo de la memoria …

Una historia “oficial” lo pinta como tirano y una decisión de los señores del dinero lo pone a circular profusamente. Claro, no es que esté su retrato a todo lo largo y ancho del billete sino que está en el centro de una imagen que reproduce la pintura -custodiada en el Museo Nacional de Historia- titulada “Solemne y pacífica entrada del exército de las Tres Garantías en la capital de México el día 27 de setiembre del memorable año de 1821”. La escena tiene lugar bajo un arco triunfal que se ubicaría al inicio de la calle de Madero, entre el Sanborns de los Azulejos y la iglesia de San Francisco. Y en el centro, a caballo, don Agustín levanta su sombrero saludando a quienes lo vitorean.

Y precisamente este hecho es el que está anunciado como uno de los eventos principales para este próximo lunes 27: la representación de la entrada de las tropas. Durante parte del siglo XIX, cuando se conmemoraba esta fecha por los llamados gobiernos “conservadores”, se realizaba un “simulacro”, en el que participaban algunos de los militares que habían acompañado a Iturbide. Y ahora en 2021 repetiremos esa “entrada”. No es gratuito que quien se encargue de la organización de los festejos sea la SEDENA por la indisoluble vinculación entre el personaje y el ejército. Así que, desde día antes, hemos visto pasar camiones con los caballos y, a través de las webcams, hemos visto cómo los militares ensayan la entrada dando vueltas por la plancha del zócalo montados en los corceles. Entonces también los militares destacarán al “general realista [que] representaba a la elite”.

Esperemos a la noche del lunes a ver que tan lucido sale el numerito en el Zócalo… Y a unos metros de ahí, en la capilla de San Felipe de Jesús en Catedral, reposan los restos de aquél que se sentiría conmovido de estos –aunque retrasados- homenajes por haber pacificado al país hace 200 años.



Verónica Zárate Toscano

Doctora en Historia por El Colegio de México. Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores. Desde sus primeras investigaciones ha abordado el estudio de la prensa en el periodo de la Independencia, tanto en México como en España. De igual manera se ha interesado por la historia de las mentalidades y de la vida cotidiana. Profesora–investigadora del Instituto Mora.

Publicaciones recomendadas