#DesdeLaAcademia



Verónica Zárate Toscano 06/09/2021   08:16 a. m. Opinion-






"Revive" la ópera Bellas Artes

 




Este domingo volvieron a resonar en el interior del Palacio de Bellas Artes las notas armoniosas de la ópera. Iván López Reynoso, director concertador, seleccionó para esta función ocho arias y un intermezzo de otras tantas óperas mexicanas de los siglos XIX y XX.

Por orden de aparición fueron: “Los compañeros de la hoja” de José Francisco Vásquez; “Anita” de Melesio Morales; “Edith” de Estanislao Mejía; “La mulata de Córdoba” de José Pablo Moncayo; el Intermezzo de “Atzimba” de Ricardo Castro; “Keofar” de Felipe Villanueva; “Alicia” de Federico Ibarra; “La Güera Rodriguez” de Carlos Jiménez Mabarak. Y, para culminar, el cuarteto de “Ildegonda”, de Melesio Morales. Los solistas fueron, todos mexicanos, Dhyana Arom; Enivia Muré; Zaira Soria; Frida Portillo; José Manuel Chu; Víctor Hernández; Armando Gana y Rodrigo Urrutia.

Se pusieron a la venta muy pocos boletos para garantizar la sana distancia, dejando vacías las primeras cinco filas, y se agotaron rápidamente. Antes de la función, entró el equipo higienizador a hacer su labor de “vaporear” el recinto con sustancias desinfectantes. Y cuando terminó la primera aria, mientras Iván miraba atento, recorrió el escenario un personaje que primero arrancó risas porque parecía que estaba en el lugar equivocado, pero, al ver que rociaba spray purificador sobre el aire, hacia arriba, en el lugar donde había estado la primera cantante, la gente arrancó en aplausos. Y esto se repitió después de cada número.

Además, todos los integrantes de la orquesta, así como su director, Iván, portaban el obligado cubrebocas. Los integrantes del Coro del Teatro de Bellas, que hacían su contribución desde los balcones, también estaban cubiertos con cubrebocas. Y es que el esfuerzo de cantar no solo hace que la voz salga de la garganta y la boca, sino también muchas gotículas que son el principal medio de contagio del bicho y gran peligro de esta pandemia. Así que, para prevenir cualquier problema, se pusieron grandes acrílicos delante de los cantantes.

Con esa atinada política de “Volver a verte” que implica compartir por streaming sus eventos culturales en la página de Facebook de Bellas Artes, https://www.facebook.com/watch/live/?v=572112077160748&ref=watch_permalink tuvimos oportunidad de disfrutar de la gala y se ha quedado en esa página por si a alguien le interesa. Y, hasta donde pudo percibirse, el sonido no se opacó demasiado con tantas barreras y contamos con el auxilio de los subtítulos.

Nos hubiera gustado que se incluyeran otras composiciones, como por ejemplo “Catalina de Guisa” de Cenobio Paniagua, recientemente rescatada por Verónica Murúa y Aurea Maya y estrenada en 2019, o incluso “Guatemotzin” de Aniceto Ortega, pero esta última tendría algunas implicaciones políticas por los 500 años de…

Fue un esfuerzo muy conmovedor, con algunas interpretaciones y voces mejor que otras, pero lo disfrutamos, aún en la distancia y sobre todo aplaudimos que se dé a conocer el extenso y valioso repertorio operístico mexicano…

 



Verónica Zárate Toscano

Doctora en Historia por El Colegio de México. Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores. Desde sus primeras investigaciones ha abordado el estudio de la prensa en el periodo de la Independencia, tanto en México como en España. De igual manera se ha interesado por la historia de las mentalidades y de la vida cotidiana. Profesora–investigadora del Instituto Mora.

Publicaciones recomendadas