#DesdeLaAcademia



Verónica Zárate Toscano 23/08/2021   05:07 p. m. Opinion-






Jacarandas rebeldes

 

Esta es la historia de unas jacarandas rebeldes. Ellas, como otras más de su especie, tienen una friolera de años en el Parque México. No es fácil saber su fecha exacta de llegada, pero en las fotos históricas del parque, empiezan a aparecer tímidamente en el paisaje por ahí de la década de los 50’s. Pues bien, ellas, como todas las demás, cumplen con su ciclo vital y atienden puntualmente las estaciones del año.




Empecemos por el final, o el principio. En nuestro otoño-invierno, las ramas se quedan pelonas porque han dejado caer las hojas amarillentas, y es a partir de ese momento en que se llenan de flores, poniendo una alfombra lila en partes privilegiadas de la ciudad. Eso suele ser en marzo, abril, mayo cuando muy tarde. Luego, en los meses siguientes, reverdecen y así se mantienen hasta que llega nuevamente el momento de dejar caer las hojitas y posteriormente las flores que se amontonan en racimos y luego caen.

Pero, como en todo, suele haber excepciones. Y es que, aunque pertenezcan a un mismo tronco, como pasa en las mejores familias, puede haber algunos integrantes que van contra lo establecido, se rebelan, o, tal vez, son bastante despistados. En estos días he descubierto este fenómeno en ramas de tres árboles. No sé si es una tendencia insurrecta, si la rebelión se ha extendido, o contagiado. ¿Quien convenció a quién? Eso es difícil saber.

El caso es que estamos iniciando la segunda quincena de agosto y he descubierto en el suelo del parque unas tímidas flores en tres espacios: 1) debajo de mi balcón, 2) afuera del edificio de junto y 3) en la acera del lado del parque, casi llegando a la esquina. Son tres árboles distintos, dos que están contiguos y otro que queda separado por el carril vehicular. Están completamente fuera de temporada, ¿o soy yo la desorientada y no estamos en agosto sino en abril, cuando los contagios disminuían? Ah, no, el calendario marca el día de agosto y el bicho está desatado…

El caso es que mientras retrataba los árboles insurrectos –o de ramas insurrectas- vi a una señora que recogía precisamente las flores de jacaranda que habían caído al piso. No pude evitar preguntarle para qué las usaría y me dijo que para una fotografía. Como yo había sacado ya mis fotos para este reportaje, le indiqué en qué otros espacios encontraría más. ¿Fue una coincidencia que nos diera por retratar jacarandas fuera de temporada? Ni la conozco ni tengo idea de si vaya a publicar su foto ni donde lo haga, pero yo sí les comparto estas imágenes.

Incluyo una vista aérea del parque, sacada de internet, que muestra la extensión que tienen en su época de floración, una flor en todo detalle, una rama en mi mano y una que se estira para alcanzar la luna, sin preocuparse si está dentro o fuera de temporada, si se rebela contra algo o, simplemente, es diferente…

 

 

 

 



Verónica Zárate Toscano

Doctora en Historia por El Colegio de México. Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores. Desde sus primeras investigaciones ha abordado el estudio de la prensa en el periodo de la Independencia, tanto en México como en España. De igual manera se ha interesado por la historia de las mentalidades y de la vida cotidiana. Profesora–investigadora del Instituto Mora.

Publicaciones recomendadas