ARTESANÍA POLÍTICA, por Jorge Luis Oliva



FOTO: demoamlat.com

Jorge Luis Oliva 09/08/2021   10:29 a. m. Opinion-






A mano alzada

(O como gastar presupuesto en nada)

 

Señor Presidente, que no le de muina por el resultado de la consulta popular, así es la democracia, así se juega la democracia. Bueno, para ser muy sinceros, usted sabía que un instrumento de participación de esta índole en una democracia como la mexicana poco le daría, sin embargo decidió arriesgarse y promoverla; pero bueno, debemos, creo yo, y en honor a la verdad analizar un poco este monstruo que creo.

Sin ánimos de llenar esto de análisis técnico que muy probablemente no nos van a llevar a ningún lado, abordemos un poco ciertas diferencias que nos van a ayudar a entender (más o menos) lo que sucedió en las urnas.




 Primero que nada, ¿Qué onda con la Democracia Participativa? ¿Funciona? Entendamos este mecanismo en función aritmética y en una relación inversamente proporcional entre el número de participantes y su capacidad de ejercer el poder, o de que su participación encuentre un puerto seguro, un eco.

 Participar se debe aterrizar como un acto de la voluntad individual para tomar parte (ojo aquí) de una decisión colectiva. Luego entonces, quien participa, acude impulsado por el análisis de las opciones sobre las cuales su opinión o parecer tendrá injerencia, sin embargo, el hecho de tomar parte en algo, no significa que seas parte de ese algo, ya que tomar parte delimita el accionar del que participa a un acto específico; por lo que terminada su función en el proceso regresa a un estado pasivo, de observación de los hechos, manteniéndose ajeno al desarrollo de los mismos.

 Entonces, quien participó en esta consulta, fue vilmente engañado, pues se les hizo creer que serían parte de algo sin precedentes en la historia de este país, maltrecho, sediento de símbolos.

Y se les engaño y timó de tal forma, que vieron en este ejercicio algo distinto, un rayo luminoso en la vida pública del país, y se centraron muy animosos en defender a capa y espada su derecho a participar (que nadie, en ningún momento les coartó o impidió), la cosa es que jamás se cuestionaron a sí mismos sus motivos, ni cuestionaron a quien la promovía por sus motivos; y cuando algo así sucede, pues la incapacidad de mirar las contradicciones se hace presente.

¡Aguas! No estos desacreditando la legalidad y la utilidad (o quizá esta última sí) de la democracia participativa, pongo el acento en la necesidad de observar los motivos del Presidente para impulsar estaconsulta.

Lo que sucedió fue una muy mala imitación del ágora, un vano intento casi a mano alzada en el que la voz que pretendía ser escuchada, se perdió en aquella peligrosa fuente ovejuna.  

Pero bueno ¡Basta de teoría!, vamos al jugo, no sin antes decirle algo; Señor Presidente, colega, ha leído mal todo su curso sobre Democracia,

¿Por qué a los expresidentes? O ¿Para qué a los expresidentes?

Como lo dije unas lineas atrás, nos urge un enemigo, un símbolo, un masiosare que nos comulgue en una sola causa, y muy astuto nuestro mandatario vio esa figura en el pasado, en los que antes que él, tuvieron la oportunidad que hoy tiene.

 

Foto: elpais.com

 

Estos personajes son el cántaro de todo el odio acumulado por décadas, no importa si los actos delictivos perpetrados por ellos ya prescribieron, importa el símbolo; no importa si existen mecanismos y leyes que juzgan los actos de los servidores públicos, importa el símbolo; no importa si logras o no la vinculación del proceso, importa el símbolo; no importa si no existen los elementos para juzgarles, importa el símbolo; incluso, no importa si existe la ley, importa solamente el símbolo, el arquetipo del malvado que nos permita sentirnos un poco de alivio.

Así, nuestro presidente, en un acto de suma inteligencia pone a girar a todos en torno a un fuego fatuo, una carcajada del destino, ¡vaya pues¡ AMLO es un excelente creador de esperanzas vacías. Por lo que pese a lo que digan e insistan, las figuras presidenciales sirvieron como anillo al dedo para un propósito más inmediato, el INE. 

La culpa la tiene cupido, perdón, el INE.

¿Realmente la culpa la tiene el INE? Concedamos, la culpa del resultado la tiene el INE, porque no le dio difusión a la consulta, porque los espacios para publicitarla fueron escasos o acotados a ciertos medios, por el motivo que ustedes gusten describir. ¿Qué hacemos? ¿Cómo corregimos esto? Digo, para que en lo posterior no vuelva a suceder.

Pues fácil, lo desaparecemos por inepto, por ineficiente, por costoso (que sí), por pertenecer a esa mafia del poder que no deja que la Democracia (la que entiende AMLO) avance.

¡Ahí está!, ese es el motivo de todo este paradójico embrollo participativo, al final era y siempre fue desacreditar y debilitar al INE, con la firme intención de legitimar a posteriori cualquier decisión que se vaya a tomar para ese organismo. Cosa claramente peligrosa, porque supeditar las funciones de un Instituto como este a los designios de un órgano o secretaría, no solamente le da una vuelta de tuerca a su razón de ser, sino que permanecería sesgado y no obtendríamos certeza en ninguna elección futura, aún con las voces que dicen que nunca se ha tenido, menos la de 2018 porque esa si estuvo acorde con el espíritu democrático, o dicho de otra forma, si pierde el presidente es ilegítima, si gana, ganamos todos. Vaya galimatías.

Así las cosas, disculpe que lo diga tan de golpe, pero este gobierno austero ha demostrado con creces, la manera más eficiente de gastar un presupuesto comprometido y de justificarlo sin obtener ningún tipo de resultado.

Entonces, queridos ciudadanos ¿Qué se siente ser utilizados con fines políticos? ¿Obtuvimos justicia? ¿Obtendremos resultados? Pero bueno ¡Viva la Democracia!

 Ahí se los dejo.

 

 



Jorge Luis Oliva

Nacido en el hospital Magdalena de las Salinas al norte de la Ciudad de México el día 6 en el último mes del sacudido año 1985. En algo parecido a una especie de sentencia de corte esotérico al estilo “año de nacimiento es destino”, su vida ha sido así, temblorosa y sacudida, llena de dudas y respuestas. Con el paso del tiempo y tras un crecimiento, algo desesperado, el sujeto por el que se escribe esta semblanza abrió su mente a los libros qu...Leer más

Publicaciones recomendadas