Rueda el balón, por Genaro Bermúdez



Foto: record.com.mx

Genaro Bermúdez 06/08/2021   07:40 a. m. Opinion-






La falsa idea del fracaso

 

Nadie está preparado para el fracaso o para ser un segundo lugar en una competencia internacional. Nadie puede decirnos que ser el campeón no es el objetivo principal de una carrera o de una competición. En esta actualidad pandémica y de adelantos tecnológicos, en la que los medios de comunicación son los que modifican nuestra percepción de la realidad, nos vemos afectados en el razonamiento y el análisis de los acontecimientos: nos olvidamos de ser “objetivamente” realistas o sensatos en el triunfo y en la derrota.




La selección mexicana de futbol, por ejemplo, participó en la Copa de Oro de este pandémico año y perdió en la final con el enemigo acérrimo de las barras y las estrellas, en un partido de gran entrega, en una noche llena de emociones positivas y negativas para todos los que fueron testigos. Los que ganaron se llenaron de alegría y de felicitaciones; los que perdieron iniciaron con los descréditos y ataques a los jugadores, entrenadores y directivos de la selección mexicana.

Dice Ander Mirambell que “El fracaso no debería ser únicamente resultadista. Tiene más que ver con qué actitud nos mostramos ante las dificultades. Se podría decir que los deportistas fracasados son aquellos que no aprovechan las oportunidades que tienen delante.”[1] Y es en este ámbito mental que me resulta más impresionante el impacto de los medios de comunicación en la actualidad; debido a la capacidad que tienen los medios para transformar y modificar la percepción que se tiene de una competencia, en el que se juega el orgullo y la identidad nacional.

Dos preguntas me vienen a la mente: ¿La selección mexicana perdió sin actitud de triunfo? ¿los jugadores no mostraron sus habilidades en el juego? Desde mi punto de vista, no creo que sea un fracaso para la selección mexicana, no creo que los jugadores dejaron de ser profesionales, no creo que el partido estuviera “amañado” para que ganara la otra selección y los mexicanos perdieran. Sin embargo, los diferentes medios de comunicación y los programas de análisis deportivo utilizaron el poder de sus mensajes para identificar esta derrota en un acto de fracaso deportivo de grandes dimensiones.

Los que vimos los programas de análisis y las noticias de los medios de comunicación, antes y después de la participación de la selección, identificamos que la Copa de Oro debía jugarse y que la selección tenía la obligación de ganarla sin ningún contratiempo; que eran los mejores, que eran superiores a las otras selecciones. Es decir, impregnaron el ambiente de un triunfalismo anticipado, para hacer ver que – ¡así, nada más! — ganarían la copa, casi sin esfuerzo, casi sin sudar la camiseta. La percepción fue de un equipo superior, de una selección con habilidades y capacidades ganadoras, fuera de cualquier discusión, sin dudar de su triunfo otorgado antes de jugar la copa.

Después de la derrota los medios de comunicación llenaron sus encabezados y comentarios de la derrota y el fracaso de la selección, calificaron a los jugadores y al cuerpo técnico como “incapaces” y como “fracasados”. Argumentaron que el planteamiento fue incorrecto, que les faltó contundencia y que existe una crisis en la selección nacional. Los comentarios se enfocaron en la gravedad de la derrota, en que deben renunciar el técnico y los directivos, que los jugadores son muy malos y no tiene lo que se necesita para afrontar este tipo de competencias. En ese sentido, resaltaron el aspecto negativo de la participación de la selección mexicana de futbol, convirtieron la esperanza en obligación, la confianza fue transformada en decepción y la alegría en tristeza.  

Es así que, siguiendo la frase de Ander Mirambell, en la que explica que la actitud de los deportistas es un factor para determinar su capacidad de enfrentar las situaciones difíciles, me atrevo a decir que no se fracasó en la Copa de Oro, que los jugadores se entregaron en la cancha y buscaron ganar en esa final. Convertir el resultado en un fracaso, es una manipulación de esa percepción y de ese condicionamiento colectivo que se genera desde la falsa superioridad en ese torneo. No fueron los mejores, pero no fueron los peores. Los partidos y las competencias se deben jugar, los resultados son una situación de los partidos.

 Recuerdo que decían que era una copa que no importaba y que no dejaba nada bueno a la selección mexicana, por lo que --si así fuera-- la gravedad de la derrota debería ser mínima, debería ser una participación sin importancia para todos los mexicanos. Sin embargo, a los que vemos y seguimos el futbol, nos dejó enojados, con un sentimiento de frustración mayor y con la esperanza deportiva de una revancha. Sería mejor esperar a que el resultado llegara y se analizara el desarrollo del partido y del equipo contrario; ser más sensatos y no dejarnos llevar por las falsas ideas de triunfo. El fracaso no fue de la selección, fue de la opinión que se construyó antes de tiempo; fracasó esa percepción no la participación.

 

_______________________________

[1] Ander Mirambell es piloto de Skeleton, con noventa copas del mundo ha participado en tres Juegos Olímpicos. Es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, cuenta con un Máster en Gestión y Dirección de Instalaciones Deportivas y otro en Dirección, Metodología y Análisis del Fútbol. En el 2016 y 2020 se proclamó Campeón de la Copa América. El único piloto que lo ha conseguido dos veces. Consultado el día 04 de agosto de 2021 en: “El fracaso en el deporte”, SPORT MAGISTER, 09/03/2021 https://sportmagister.com/tribuna/el-fracaso-en-el-deporte-ander-mirambell/

 



Genaro Bermúdez

Licenciado en Historia por la UNAM, y becario del programa de Alto Desempeño del años de 1998 a 200. Profesor con 16 años de experiencia y con cursos en diferentes universidades del país. Especializado en siglo XIX y XX, con enfoque en grupos y facciones políticas, identidad nacional y costumbres, tradiciones y cultura popular en México. También, especial atención en historia del fútbol mexicano.

Publicaciones recomendadas