#DesdeLaAcademia



Verónica Zárate Toscano 27/07/2021   06:59 p. m. Opinion-






Los “Juegos Nazis”

 

La madrugada –para México y la noche para Japón- del 23 de julio de 2021, fue la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio, que se enumeran como 2020 aunque estamos en 2021. Y al verla –por tele- vino a mi memoria una historia familiar.




Cuando tenía escasas semanas de haber cumplido 23 años, mi papá, José Zárate Ríos, emprendió una gran aventura que lo llevó a recorrer el viejo continente durante tres meses. Lo que viene al caso para este texto es que, entre el 1 y el 16 de agosto de 1936, estuvo presente en varios eventos de los Juegos Olímpicos de Berlín. Como delegado de prensa, fue acompañando al periodista-caricaturista, gran amigo suyo y que después sería padrino de mi hermano, Pablo Llanes, mejor conocido como Spivis.

Y afortunadamente sacó algunas fotos como las que comparto con ustedes. Estuvo pendiente de las actividades del contingente de 34 atletas varones que envió México, acompañándolos al salir del lugar donde se concentraron para transitar por las calles de Berlín e ir a depositar una ofrenda en la tumba del Soldado Desconocido. He formado un collage bastante este peculiar pero que da una idea de lo que él, desde la tribuna de prensa, podía ver. Nos muestra un estadio lleno con las delegaciones de 49 países, ordenadamente dispuestas en la cancha del Olympiastadion, que tenía una capacidad cercana a los cien mil espectadores. Era la undécima edición de los juegos y se desarrolló durante el auge de Alemania bajo la mirada del Fürer, por lo que se han calificado como los “Juegos Nazis”.

Los atletas mexicanos participaron en atletismo, esgrima, clavados, pentatlón moderno y tiro. México obtuvo tres medallas de bronce gracias a Fidel Ortiz en boxeo; Juan García, Julio Mueller, Antonio Nava y Alberto Ramos en polo. Y una tercera en baloncesto, con el equipo conformado por Carlos y Hugo Borja, Jesús (Tuto) Olmos, Francisco (Kiko) Martínez Cordero, Raúl (Foch) Fernández Robert, Andrés (Calavera) Gómez, Rodolfo Choperena, Luis de la Vega, Silvio Hernández, José Pamplona y Greer Skousen.

En la primera foto de la tercera fila podemos ver al equipo con su “coach” Alfonso Rojo de la Vega, y el doctor James Naismith, inventor del baloncesto quien, según un artículo que Spivis envió para Jueves de Excélsior y se publicó el 10 de septiembre de 1936, estuvo presente en el partido que le ganaron a Polonia para obtener la medalla. Este es uno de los textos que Ángel Aguilar me ayudó a recuperar, aunque los textos de 1936 son escasos porque no estaban disponibles para consulta el periódico Excélsior y sus suplementos, y ahora, con la pandemia, es aún más difícil acceder a ellos, pero algún día podremos reconstruir esas aventuras berlinescas.

Desafortunadamente no hay relatos escritos de mi Papá sobre los juegos, sólo las fotos y sus boletos de entrada a los eventos. Y, una vez más, lamento no haberle pedido que me contara sus experiencias europeas. Sólo recuerdo que ese viaje lo tenía muy vivo en su recuerdo y con frecuencia veía sus fotos y leía cuanto libro o revista o periódico hablara del tema.

Es más, no quiso regresar a Europa –excepto a Londres que no visitó en esa ocasión- para no borrar el recuerdo de esa aventura. Por lo pronto revivo la ceremonia que mi Papá y Spivis vivieron hace 85 años y, de la de 2021, sólo retomo lo dicho por Tomas Bach en su discurso inaugural: “La llama olímpica ilumina el túnel en que nos metió la pandemia”… ojalá veamos la luz al final del túnel pronto…



Verónica Zárate Toscano

Doctora en Historia por El Colegio de México. Nivel II del Sistema Nacional de Investigadores. Desde sus primeras investigaciones ha abordado el estudio de la prensa en el periodo de la Independencia, tanto en México como en España. De igual manera se ha interesado por la historia de las mentalidades y de la vida cotidiana. Profesora–investigadora del Instituto Mora.

Publicaciones recomendadas